Quantcast

Celia Cruz, azúcar y tumbao

Por el 3 septiembre, 2013
celia cruz

En el mes de julio de este año 2013 se cumplieron diez años de la desaparición física de una artista de fama mundial. Una mujer que puso a bailar al mundo y con su ¡AZÚCAR! llenó de gloria a la música de Cuba, su país natal. Así podemos definirla: Celia Cruz, azúcar y tumbao.

De esta forma Celia Cruz se convirtió en la reina indiscutible de la salsa y abordó, en su florilegio, varios géneros de la música cubana, afrocubana y tropical. Aunque su formación musical fue fundamentalmente empírica, podemos decir que Celia ha sido, junto al gran Benny Moré, un ícono supremo en cuanto a música cubana se refiere.

Poseedora de una potente voz y un carisma único, grabó numerosos discos en los que aparecen temas que devinieron en verdaderas joyas de la cancionística internacional: El yerbero moderno, Químbara, La sopa en botella, Burundanga, Bemba Colorá y una sugerente versión del tema Usted abusó (Você abusou), la cual pertenece al panorama musical que atesora el gigante suramericano Brasil; por citar algunos, dan fe de ello.

La guarachera de Cuba, como también se le conoció, un día dejó atrás su país, pero supo llevar consigo lo más autentico de sus raíces. Este hecho la perpetuó como una cantante sui-generis. Compartió la escena con figuras universales, entre ellas: Luciano Pavarotti, Gloria Gaynor, Patti Labelle, Julio Iglesias, Olga Guillot, Olga Tañón, Dionne Warwick, Willy Chirino, Los fabulosos Cadillac, Marc Anthony, Dyango y Oscar de León. Entre sus mejores amigos tuvo al Rey del timbal, Tito Puente, y a tres divas, a quienes ella les profesaba mucho cariño: La Faraona, Lola Flores, la periodista y conductora de TV, Cristina Saralegui y la actriz y cantante mexicana Daniela Romo.

Siempre con una sonrisa conquistaba al público, que, de forma fiel, la siguió en cada actuación y hoy día sigue escuchando sus discos. Incluso en Cuba, después de 1959, sus partidarios no dejaron de disfrutar su música a pesar de la censura que la misma tiene hasta la actualidad. Uno de los acontecimientos más tristes y desgarradores vividos por Celia, que la laceró, fue cuando se le negó la entrada a su Cuba bella, para asistir al entierro de su madre. No por eso dejó de alimentar su único “sueño imposible”: regresar a la patria y ofrecer su arte a todos los cubanos.

El tiempo, el implacable, el que pasó (citando a Pablo Milanés), seguirá su curso, llegarán nuevas voces y nuevas sonoridades; pero el sabor, la gracia y el “tumbao” de Celia Cruz, oh, regalo divino, no habrá de extinguirse.

Autor: Ariel Sangalo

Cubano y habanero de pura cepa. Nacido en El Cerro, ha tenido una formación artística muy amplia. Desde temprana edad se vinculó a la música, posteriormente cursó estudios de lengua y literatura. Actualmente se desempeña como Profesor de lengua castellana.

Comentarios:

  1. Yaquelin

    12 enero, 2014 at 4:13 am

    Me encanta la voz de la nueva cantante Laritza Bacallao

Deja un comentario