Quantcast

El transformismo escénico en Cuba

Por el 21 agosto, 2013
Aurora Basnuevo
Aurora Basnuevo

Más de un siglo tiene ya el transformismo escénico en Cuba, ya que las primeras referencias datan de principios del siglo XX.

Hitos del transformismo en Cuba

Esa gloria del arte cubano, la formidable vedette Rita Montaner, practicó el transformismo masculino personificando a un negrito calesero en la zarzuela Niña Rita o La Habana en 1830, estrenada en 1927, por lo que los anales la registran como una de las precursoras del transformismo escénico en Cuba.

No pocos investigadores apuntan que por esos años muchas aparentes bailadoras de congas tradicionales que desfilaban en los Carnavales habaneros, como Las Jardineras y Las Bolleras eran hombres transformistas, los que también aparecían entre los llamativos mamarrachos y en no pocos shows de centros nocturnos capitalinos.

La irrupción de la televisión en los años 50 disparó el transformismo en Cuba, y se recuerdan personajes que aparecieron en este medio con muy buena acogida del público como Mamacusa Alambrito y Prematura, que representaban actores como Luis Echegoyen y Tito Hernández; también la actriz Violeta Vergara encarnaba a un joven voceador de periódicos.

Este quehacer artístico no atraía del todo a las autoridades que llegaron a prohibirlo pues consideraban que era una manifestación pública escandalosa de los gay, un atavismo homofóbico que perduró hasta los años 90 del pasado siglo y no está erradicado del todo ni mucho menos.

El promotor cultural villaclareño Ramón Silverio y la compañía Futuro, en esa década desafiaron los tabúes y llevaron el transformismo nuevamente a espectáculos públicos; posteriormente concursos, programas televisivos como el humorístico Sabadazo, y la introducción de dos personajes masculinos encarnados por la excelente actriz Aurora Basnuevo siguieron abriendo espacios que lo legitimaron como expresión artística en centros nocturnos y en otros ambientes propicios.

La entrada del tercer milenio marca un punto de giro favorable al transformismo en Cuba, pues comenzó a contar con un relativo apoyo estatal, a través del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), institución rectorada por Mariela Castro, hija del General Presidente Raúl Castro y por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

Hoy, es innegable, el transformismo ha crecido en Cuba; además de ser reconocido como hecho artístico cumple con otras funciones sociales como la prevención de salud, la lucha contra el VIH y el activismo por el respeto a la diversidad sexual.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario