Quantcast

Estarás seguramente con Dios, Luis Carbonell

Por el 9 Junio, 2014
Luis Carbonell, una vida dedicada a enriquecer, de mil formas, la espiritualidad de los cubanos.
Luis Carbonell, una vida dedicada a enriquecer, de mil formas, la espiritualidad de los cubanos.

Una vida dedicada a enriquecer, de mil formas, la espiritualidad de los cubanos y de cuántos pudieron disfrutar de su arte en muchos confines del mundo; un baluarte de la cubanía, un mago de la palabra, pletórico de virtudes; ahora que partiste, estarás seguramente con Dios, Luis Carbonell.

Un paladín excepcional de la cultura cubana

En la escena Luis Carbonell entregaba mucho más que su voz, siempre intencionada; quienes lo veíamos éramos golpeados también con su sensibilidad, su razón y esa absoluta pasión que realzaba cualquiera de las poesías que nos interpretaba.

Muchos nos acercamos a la lírica de los cubanos Nicolás Guillén, Marcelino Arozarena y Emilio Ballagas; del español Federico García Lorca, del puertorriqueño Luis Palés Matos, el venezolano Aquiles Nazoa, o del brasileño Jorge de Lima, con esa interpretación irrepetible de su poema “Esa negra Fuló”; y eso se lo debemos a este santiaguero eterno y cubano definitivo.

Su labor por el mejor desarrollo de la música cubana es proverbial; muchos intérpretes hoy deben su éxito y popularidad al Maestro Luis Carbonell, a su rigor, buen gusto, y a su vastísima cultura. Ejemplos sobran.

Las estampas callejeras, esa de una esquina o un solar, con su gran diversidad de matices populares, con ese toque de humor, en tanto que genuina poesía vernácula cubana, fueron elevadas por Luis Carbonell a una categoría superior que todos en el continente apreciamos.

Artista sencillo, afable, siempre exitoso y popular, supo mantenerse a distancia del engreimiento y la pompa; vivió con una modestia poco común en un mundo artístico nacional que por lo general peca por todo lo contrario.

Derrochó ese carisma que le sobraba, para hacernos reír, pero sobre todo pensar cuando llevaba a la escena, ese espíritu alegre y positivo del alma cubana que nadie podrá superar, pues es y será una leyenda.

Luis Carbonell se ganó un puesto en ese selecto panteón de la cultura nacional junto a esas otras inmensas figuras, irrepetibles con las que trabajó: Rita Montaner, Ernesto Lecuona, Bola de Nieve, y por ello estarás seguramente con Dios.

Autor: Eugenio Flores Cid

Nacido en el reparto El Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba, ha colaborado en alguna publicaciones gastronómicas de la Isla y breves evaluaciones a sitios especializados en comida caribeña. Apasionado de la buena comida, se ha desempeñado como Chef de Cocina en los últimos 15 años. Aborda temas de interés como: gastronomía, hotelería, tradiciones culinarias, y la música tradicional cubana.

Deja un comentario