Quantcast

Guido Llinás, pionero de la pintura abstracta en Cuba

Por el 12 septiembre, 2013
Guido Llinás, artista plástico cubano.
Guido Llinás, artista plástico cubano.

En los anales de las artes plásticas cubanas siempre aparece, o debiera mencionarse al menos a este pinareño como un reconocido pedagogo, pero especialmente debiera figurar por ser el Guido Llinás, pionero de la pintura abstracta en Cuba.

Guido Llinás: alma propulsora del Grupo de los Once

Llinás (1923-2005) fue el iniciador, la bujía propulsora del conocido Grupo de los Once que con una revolucionaria exposición se dio a conocer en 1953 en el Centro Comercial La Rampa; era un colectivo heterogéneo, en tendencias y edades, que fue nucleándose y depurándose a su alrededor desde el inicio de esa década hasta lograr y demostrar una cierta afinidad estética.

El grupo original, el que marcó esa pauta reconocida en la plástica cubana, estuvo conformado por 4 escultores y 7 pintores: Guido Llinás, René Ávila, José Ignacio (Cundo) Bermúdez, Hugo Consuegra, Francisco Antigua, Agustín Cárdenas, Fayad Jamís, Tomás Oliva, José Antonio Díaz Peláez, Viredo Espinosa, y Antonio Vidal.

El intenso proceso de decantación artística y de analogías no se detuvo, y apenas un par de años después, eran solo cinco artistas: el escultor Tomás Oliva, y los pintores abstractos expresionistas, Llinás, Antonio Vidal y Hugo Consuegra al que se incorporó también Raúl Martínez.

La crítica, en sentido general, no recibió con entusiasmo esta muestra de un arte abstracto, puro y duro, ni tampoco el público, que prefería una pintura más tradicional, sobre todo paisajística y folclórica; unos y otros, eso sí, aceptaron esa obvia modernidad presente en las obras de Amelia Peláez, porque al decir del propio Llinás, al menos podían distinguir en sus telas alguna que otra persiana o medio punto, flores o frutas.

Guido Llinás, como tantos otros intelectuales y artistas cubanos, ante los cambios políticos que se generaron a partir de 1959, decide radicarse en París, ciudad en la que ya había estudiado previamente.

Siempre rechazó Guido las etiquetas que quisieron endilgarle los teóricos y los críticos, como esa que lo consideraba un pintor afrocubano, por sus abuelas negras; pero él, teniendo en cuenta que igualmente tenía abuelos catalanes, en una entrevista aceptó que podía ser, en todo caso, un pintor afrocatalán.

Guido Llinás fue consecuente; hasta el fin de sus días se fundió en un abrazo fecundo con el abstraccionismo; al fallecer era muy bien valorado por coleccionistas privados estadounidenses.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario