Quantcast

La artista plástica cubana Sandra Ramos refleja las crudas realidades

Por el 6 octubre, 2013
Sandra Ramos y la plástica cubana contemporánea.
Sandra Ramos y la plástica cubana contemporánea.

Muchos artistas plásticos cubanos han expresado en sus obras su preocupación y sus angustias por los duros y siempre críticos contextos nacionales; pero entre ellos Sandra Ramos refleja las crudas realidades cubanas con singular valentía y rigor artístico.

Una sólida y ascendente carrera

La artista plástica cubana Sandra Ramos ha sido una creadora aguda y crítica durante sus dos décadas de labor pictórica, lo que explica por qué apenas aparece entre los artistas plásticos contemporáneos que el estado reconoce o tiene entre sus preferidos. Pero ella y su incesante quehacer se han ganado, con muchísimos esfuerzos, un más que merecido espacio dentro de la plástica cubana.

Como a muchos otros artistas e intelectuales, le preocupa a Sandra Ramos el proceso de desintegración de su patria, la crisis de la ideología utópica y sus funestas consecuencias económicas y sociales, la creciente alienación de los cubanos, la migración, el destierro temporal o definitivo, la falsificación pedestre de la historia nacional, entre otros tópicos que plasma en sus lienzos, grabados, instalaciones, esculturas y videos.

Domina excelentemente Sandra los recursos de las artes plásticas y sus medios expresivos para así transmitir eficientemente sus mensajes a los espectadores, siempre con mucho oficio: ella logra establecer un positivo diálogo con el público, de cualquier latitud, que comparte y accede a sus experiencias, visiones e incertidumbres.

La 11 Bienal de La Habana 2012, acogió una muestra personal de Sandra que se enfoca en la temática recurrente de las migraciones, titulada Puentes: entre lejanías y cercanías llevadas a cabo, un interesante acercamiento a ese proceso, que no es exclusivo de Cuba, pero que acá se manifiesta cruelmente empeñando el futuro de la nación.

Sandra Ramos y el también artista plástico cubano Tonel estuvieron presentes en la afamada Bienal de Venecia; ella presentó dos de sus instalaciones dedicadas a los puentes figurados que se tienden entre Cuba y La Florida, y entre la costa báltica e Italia, realizados en el 2011 y 2013, respectivamente.

Esta joven habanera, representante de la llamada generación vanguardista de los años 90 sigue avanzando con pasos estables, abriéndose espacios en Cuba y en otras naciones, mostrando en sus piezas muchos de los conflictos y tensiones de la Cuba de hoy, con valentía e originalidad, porque no es de las que se callan u omiten, y lo hace de forma directa y real.

Sandra no busca el agrado ni la aprobación de los comisarios culturales, ni tampoco ese equilibrio cómodo de otros plásticos que juegan a expresar solo lo autorizado a denunciar, con una actitud ética y estética que los cubanos agradecemos y reconocemos.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario