Quantcast

Leonardo Padura y el pulso de la realidad nacional

Por el 12 marzo, 2014
Leonardo Padura y el pulso de la realidad cubana.
Leonardo Padura y el pulso de la realidad cubana.

Lo conocí tangencialmente cuando comenzó a trabajar como periodista en el diario Juventud Rebelde y en su suplemento cultural El caimán barbudo. Tuve la impresión en ese momento, y la vida, con sus hechos, me lo demostró así, que ese joven entonces estaba bastante más allá de la media, y que Leonardo Padura llegaría a tomar con efectividad el pulso a la realidad nacional.

Leonardo Padura: Un intelectual muy diferente

En el mundo de los intelectuales cubanos contemporáneos Padura es un rara avis, un ser distinto, que se precia de mantener una actitud diferente, dada por su proyección individual pero y sobre todo por su imaginación y concepción creativa. Y porque no ha dejado de ser nunca un “habanero reyoyo”, un jugador de béisbol frustrado, que plasma en cada uno de sus folios todas sus obsesiones como escritor y ciudadano.

Los muchos premios y reconocimientos cosechados no lo han dañado, como a tantos otros, ni se ha tumbado a dormir sobre los laureles. Sin temor a equivocarme afirmo que es el escritor cubano que más trabaja, por lo que es el que más manuscritos entrega a sus editores para suerte y deleite de los lectores.

Padura creo que se expresa a través de uno de sus personajes más admirados entre los lectores, Mario Conde, un policía, un investigador diferente, rebelde, crítico, ajeno por completo a los esquemas del género policial, que fue el protagonista de cuatro de sus exitosas novelas y lo es de la quinta, Herejes, que no ha visto aún la luz en la Isla, y que correrá a cargo de la editorial de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Soy de los que piensa que su mejor obra, hasta el momento, es El hombre que amaba los perros, no solo por sus valores literarios que son extraordinarios, y especialmente por la información revelada, por los análisis políticos contextualizados que expone, así como por su denuncia de las realidades y supuestas bondades del socialismo soviético y cubano.

En los últimos años Padura se nos ha revelado como un acertado y agudo analista político del ámbito nacional, que explora casi todas sus facetas, y en un muy eficaz crítico literario, ocupaciones ambas de las que estamos muy carentes en el país; y lo hace sencillamente, sin pretensiones de figurar, ni desde las posiciones de francotirador, solo por ejercitar su derecho a opinar y disentir de las líneas oficiales y expresar lo que piensa y siente.

Con Leonardo Padura sucede lo mismo que con Ernest Hemingway y Gabriel García Márquez: el periodismo perdió tres figuras pero la buena literatura ganó tres genios para difundirla.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario