Quantcast

Para mantener vivo el folclore cubano

Por el 18 mayo, 2014
Conjunto Folklórico Nacional de Cuba
Conjunto Folklórico Nacional de Cuba

Somos un pueblo que ama y conserva sus costumbres, sobre todo ese rico y diverso acervo que nos legan todas las nacionalidades que hoy son fuertes raíces de la nuestra. Desde hace más de medio siglo el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba, que es una dependencia del Ministerio de Cultura, es una institución que se esmera por mantener vivo el folclore cubano.

Venerando al panteón de espíritus divinos

Sin hacer concesiones comerciales, el Conjunto desde 1962 se ha entregado al rescate, rehabilitación y difusión de esas raíces musicales y danzarias que nos caracterizan y definen como pueblo, como nación.

Pero siempre el ha partido de una labor muy seria de selección, sobre todo de aquellas manifestaciones poseedoras de un valor artístico para llegar a montarlas, pensando por supuesto en su escenificación en un teatro, lo que le garantiza una efectividad estética que ha sido reconocida por la crítica especializada en muchas latitudes donde se han presentado.

Rigurosa es la captación de los futuros bailarines e intérpretes, y exquisita es la formación que se sigue con estos artistas, así como la preparación cotidiana que deben mantener para interpretar con fidelidad esos cantos llenos de sentimiento y de simbolismo y esas expresivas y cálidas danzas tradicionales que han sido creadas por los ancestros del pueblo cubano.

Esa entrega y ese respeto de los danzantes y cantantes del Folclórico Nacional por esos mitos y deidades, que son nuestros más preciados tesoros culturales, esta institución los ha compartido con miles de estudiosos y practicantes extranjeros que han participado de los eventos FOLKUBA que anualmente organizan, siempre con muy buena asistencia foránea.

El Conjunto Folclórico Nacional es de los que pugna, incansablemente para que los cubanos no olvidemos, para que sigamos respetando y amando ese folklore nuestro; la vibrante percusión de toda una familia de tambores, el contagioso ritmo que crean, los sacramentos de esos cantos y la extrema sensualidad de las danzas que regeneran esa vida ancestral nos sigue armando, alimentando y creciendo en nuestros espíritus, manteniendo viva la historia y nuestras raíces.

Autor: Ariel Sangalo

Cubano y habanero de pura cepa. Nacido en El Cerro, ha tenido una formación artística muy amplia. Desde temprana edad se vinculó a la música, posteriormente cursó estudios de lengua y literatura. Actualmente se desempeña como Profesor de lengua castellana.

Deja un comentario