Quantcast

Samuel Feijóo, un guajiro renacentista

Por el 1 abril, 2014
Samuel Feijóo, Poeta, narrador, crítico, traductor, investigador folklórico y pintor cubano.
Samuel Feijóo, Poeta, narrador, crítico, traductor, investigador folklórico y pintor cubano.

Es muy difícil enmarcar la insondable figura de este hombre y más difícil abarcar y reseñar todo su quehacer pero es un reto que asumo cuando precisamente se cumple el siglo del nacimiento del polifacético Samuel Feijóo (1914-1992), un güajiro renacentista.

Poeta, narrador, crítico, traductor, investigador folclórico y pintor

El gobierno que padecemos hace 55 años nunca reconoció ni premió adecuadamente a Samuel Feijóo, aunque le haya conferido en vida varias condecoraciones: esas frías medallas nunca serán suficientes para ello dada la magnitud y el impacto de su obra en la cultura nacional.

Por eso, y muy lamentablemente hoy muchos cubanos no conocen ni tan siquiera su nombre, y ya van quedando pocos los que lo asocian a esa fabulosa novela y a la cinta cinematográfica Juan Quin Quín en Pueblo Mocho que tal vez sea lo que más se haya divulgado oficialmente de su obra.

Seguramente fue su propia personalidad la que le trajo esta peculiar marginación a que lo sometió el estado revolucionario: el tener un espíritu libre, sin fronteras ni tabúes, ajeno a toda ley social.

Es que Samuel Feijóo tenía un carácter rebelde, que desobedecía los estériles convencionalismos burocráticos, que buscaba insaciablemente ese universo de dimensiones de la realidad que están abiertas al espíritu humano, a nuestros sueños de justicia y de los ideales de belleza que perseguimos.

Entre los que lo conocieron y trataron muchos se preguntaban qué se proponía Feijóo siguiendo esta trayectoria creativa y vital irreverente que podía ser perturbadora y molesta para algunos, pero pienso que Samuel solo pretendía golpear el formalismo, la banalidad, la rutina y la modorra de una cotidianidad tan particular como la cubana.

Además, es que este perenne campesino, que nunca dejó de serlo y de sentirlo, que solo llegó a alcanzar una instrucción académica de nivel medio superior, pero que de forma autodidacta adquirió una cultura realmente excelsa, superior, enciclopédica, pero así lo hizo para alcanzar sus complejas y vastas metas de vida que conjugaban las varias artes que dominó para poder expresarse a cabalidad.

Quienes tuvieron el privilegio de conocerlo y tratarlo cercanamente, y utilizo sus palabras textuales lo consideraban un sabio, un maestro, un benemérito de las letras y de las artes, que puso a Cuba en el mapa universal de la cultura contemporánea.

Por eso, en el centenario de su natalicio, quiero rendirle como cubano agradecido el merecido tributo que merece el eterno Samuel Feijóo, un guajiro renacentista al que seguiremos admirando por su pensamiento y actuar siempre transgresor.

A mi oficio

A mi escribir cantando me refiero
laborioso y tranquilo: me entretiene
las impedidas horas y sostiene
un hálito de honor donde me esmero
por ser fiel, por ser hombre verdadero, velado de la luz que le mantiene
el tiempo en su flor real, donde no viene
sino rumor de signo valedero.

…Ah, quedará mi torre, mi silueta,
del arte lento y solo —de alma suma,
donde la mano se aproxima y reta
con inhábil dibujo de su espuma
la furia de la mar, terco poeta—
disuelta entre la ruina de la pluma.

Aventuras de Juan Quin Quin

Autor: Eugenio Flores Cid

Nacido en el reparto El Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba, ha colaborado en alguna publicaciones gastronómicas de la Isla y breves evaluaciones a sitios especializados en comida caribeña. Apasionado de la buena comida, se ha desempeñado como Chef de Cocina en los últimos 15 años. Aborda temas de interés como: gastronomía, hotelería, tradiciones culinarias, y la música tradicional cubana.

Deja un comentario