Quantcast

Decadencia y crisis del béisbol cubano

Por el 11 julio, 2013
pelota de beisbol

Los fanáticos cubanos, tan conocedores de este deporte, se sienten más que defraudados con los resultados del equipo nacional en el III Clásico Mundial de Béisbol, recientemente finalizado. En las “peñas” y “esquinas calientes” de todo el país, este tema sigue siendo muy debatido; yo por mi parte resumiré mis opiniones en este comentario.

El béisbol cubano, otra víctima del sistema

Muchos aficionados consideran que el manager, Víctor Mesa, es el máximo responsable de nuestro descalabro eliminatorio ante el conjunto holandés; yo no soy tan categórico. Pienso que el responsable mayor de la crisis del béisbol cubano es el sistema político imperante en Cuba, con su inmovilismo y su miopía en casi todas las asignaturas, entre las que se incluye el deporte, por supuesto.

República Dominicana, que hoy es el país que más peloteros tiene jugando en las Grandes Ligas, primacía que ocupaba de forma absoluta Cuba hasta 1960, ganó este torneo mayor del béisbol, a mi juicio precisamente por ese factor, por la experiencia y las habilidades adquiridas por sus players en la llamada Gran Carpa. Prácticamente lo mismo puede decirse del equipo boricua, ocupante del segundo lugar. En mi modesta opinión, el campeón de las dos ediciones anteriores, Japón, tuvo ahora una actuación inferior por no tener justamente en su staff ni uno solo de los varios nipones que se desempeñan con éxito en el béisbol estadounidense, valiosos recursos humanos con los que sí contaron antes.

Si los gobernantes cubanos quieren que en los próximos Clásicos el equipo nacional ocupe mejores posiciones tendrá, inevitablemente, que permitir que nuestros peloteros jueguen en otras ligas profesionales, ya sea en México, Dominicana, Venezuela, Japón, Taipei o Corea, pues a todas luces la serie cubana es de inferior calidad y no les aporta los elementos de alta competitividad necesarios para enfrentar conjuntos técnicamente superiores.

Narradores, periodistas, autoridades deportivas, peloteros, con un optimismo desmesurado y carente de imparcialidad, cuando derrotamos al conjunto de Japón, ya veían a nuestro team en San Francisco; pero como sentenció sabiamente un viejo fanático cubano: “Sí, ellos irán a San Francisco, pero a San Francisco de Paula”. Y no se equivocó.

Autor: Calixto Suárez Vázquez

Nacido en Morón, Ciego de Ávila, Cuba. Estudié en Escuela preparadores físicos, Licenciado en Cultura Física. El deporte ha sido mi pasión, pero también me gusta entablar nuevas amistades, conocer nuevos temas y debatirlos, libre pensador y opinólogo.

Deja un comentario