Quantcast

Panorama económico sin noticias alentadoras

Por el 3 septiembre, 2014
El panorama económico en Cuba sigue muy negativo.
El panorama económico en Cuba sigue negativo, cero proyecciones de reactivación de una economía estancada hace más de 55 años.

La mayoría de los seres humanos en el mundo actual le prestan mucho interés a las informaciones que en el orden económico reciben cotidianamente, las que pueden ser buenas, regulares o malas; los cubanos no somos una excepción, pero lo lamentable es que no recibimos ninguna buena noticia en el panorama económico nacional.

Muchas perspectivas económicas pero ningún resultado tangible

Los Ministerios de Economía y Planificación y el de Finanzas y Precios, el parlamento, los principales dirigentes, los órganos de prensa oficiales como el periódico Granma no hacen más que hablarnos de perspectivas, de que ahora sí vamos para adelante, de que pronto recogeremos los frutos, pero los años pasan y nada es realmente perceptible para el pueblo.

Nos dicen que se avanzó en la entrega de las tierras ociosas, pero todavía no se aprecia un impacto en el incremento de la producción ni una disminución de los precios de los productos agrícolas, sino más bien todo lo contrario.

Crecen el sector económico no estatal, los trabajadores por cuenta propia y los cooperativistas agropecuarios y no agropecuarios, pero la falta de un mercado mayorista para los mismos, y la prevalencia de una base de costos en pesos cubanos convertibles de las mercancías y servicios de estos sectores, no permiten avizorar una reducción de sus precios a corto o mediano plazo, lo que disgusta y afecta a toda la población.

La revisión y actualización del desfasado e inoperante esquema legal para favorecer la inversión extranjera viene aplazándose año tras año, y ahora tendremos que esperar al venidero mes de marzo para ver qué sucede, si es que sucede algo realmente.

El crecimiento del PIB en el 2013 apenas llegó al 2,7%, 9 puntos por debajo del modesto índice planificado de 3,6 %; y para el actual 2014 se prevé un crecimiento aún inferior, de solo 2,2%.

Si bien es cierto que el precio en el mercado mundial de un rubro exportable como el níquel disminuyó sensiblemente, también lo es que dejamos de producir volúmenes significativos de ese mineral ocasionado por el cierre de la planta de Nicaro en la oriental provincia de Holguín, dejando de ingresar divisas convertibles en la caja registradora del estado.

Aunque ya el sector azucarero cubano no es ni representa lo que constituía antes para la economía nacional, también los precios internacionales del azúcar aminoraron y nuestra zafra fue, también mejor comparativamente con la del 2012, pero con volúmenes de producción realmente ridículos.

La tan cacareada industria biotecnológica tampoco tuvo una buena fortuna en el 2013, por lo que no cumplió con las exportaciones planificadas por la cancelación de las ventas previstas, aunque no se explica en la información oficial si estas anulaciones fueron provocadas por los compradores o el suministrador cubano.

El turismo no se quedó atrás en eso de los incumplimientos; solo creció un escuálido 0,5 %, muy lejos del 9 % planificado.

No se han publicado cifras sobre los ingresos por concepto de exportaciones cubanas en el 2013, aunque la CEPAL estimaba que decrecerían de forma significativa.

Pero no todas las noticias son malas, hay que decirlo: en el 2013 se avanzó en el plano teórico, en la elaboración de la conceptualización del modelo económico-social cubano, y ya se preparan las bases del programa de desarrollo a largo plazo, que abarca, aunque usted no lo crea, hasta el año 2030 (que esperanzador se viene el futuro, más teoría e inventos de juegos de palabras)…

…Y en pocas palabras, no tenemos ninguna buena noticia en temas tan álgidos y preocupantes, por lo que la nave económica cubana hace agua por todas partes.

Autor: Angelo Hernández Betancourt

Nació en El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba. Estudió en Escuela Nacional de Artes (ENA). Durante su carrera como investigador y musicólogo, ha tenido una amplia participación internacional. Actualmente colabora con algunas publicaciones de historia y enseñanza de música.

Deja un comentario