Quantcast

El arroz congrí, caribeño y muy cubano

Por el 6 febrero, 2014
Arroz congrí cubano
Arroz congrí cubano

La mayoría de los nacidos en la Isla tenemos al arroz, en todas sus modalidades, como un plato infaltable en nuestras comidas, pero se llevará siempre las palmas el arroz congrí, caribeño y muy cubano.

No confundir el arroz congrí con los moros y cristianos

Muchos cubanos erróneamente, tendemos a igualarlos; no hablo de los chef, sino de los simples comensales y aquellos que cocinan ocasionalmente. Por eso quiero deslindar a los lectores ambos platos, igualmente característicos de nuestra gastronomía, compartiendo con ustedes la receta, la fórmula que tenía mi abuela.

Básicamente lo que diferencia a uno de otro es el color, el tipo de frijol a utilizar: el congrí con frijoles colorados, y los moros y cristianos, con los populares frijoles negros, o con alubias negras (como acostumbraba a decir mi antepasada por su herencia hispana).

Y porque a estos últimos se le adiciona empella o los siempre sabrosos chicharrones de cerdo en vez del tocino, panceta o beicon indicado para el congrí. Aclarado el punto relaciono los ingredientes y la forma de preparación para lograr un sabroso arroz congrí.

  • 1/2 libra de frijoles colorados
  • 1 ají (grande, de los llamados de cocina)
  • 5 tazas de agua
  • 1 hoja de laurel
  • 4 cucharadita de sal
  • 1/4 libra de masa de puerco
  • 1/4 cucharadita de orégano
  • 4 cucharadas de la grasa del puerco
  • 1 libra de arroz
  • 1/2 libra de cebollas
  • 2 onzas de beicon, panceta o tocino
  • 3 dientes de ajo

Es importante utilizar frijoles sanos, hermosos, limpios; proceda a lavarlos cuidadosamente, y déjelos en remojo con el ají (ya troceado) preferentemente desde la noche anterior; si tiene prisa, que el remojo no sea nunca inferior a dos horas, pero el resultado no será el mismo,

En esa misma agua del remojo, cocine los frijoles hasta que ablanden. Cuélelos a continuación, apartando los frijoles, así como unas tres tazas del agua utilizada en la cocción. Proceda entonces a trozar la carne de puerco en pedazos pequeños, y sofríalos para extraer la mayor cantidad posible de grasa animal.

Si no logra reunir así las 4 cucharadas necesarias, añada aceite vegetal hasta completar. En esta grasa sofría el ajo, la cebolla y el ají bien triturados; juntamos en ese mismo recipiente las tres tazas de agua que habíamos retirado, los frijoles, la sal, el orégano y el laurel.

Cuando empiece a bullir, agreguemos el arroz ya previamente lavado y levemente sofrito con una onza de panceta, tocino o beicon. Con fuego mediano mantenemos todo tapado hasta que cocine y ablande el arroz. Se añade la grasa y el resto del tocino frito en el momento de servirse a la mesa.

Si lo prepara así, podrá paladear un exquisito arroz congrí.

Autor: Eugenio Flores Cid

Nacido en el reparto El Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba, ha colaborado en alguna publicaciones gastronómicas de la Isla y breves evaluaciones a sitios especializados en comida caribeña. Apasionado de la buena comida, se ha desempeñado como Chef de Cocina en los últimos 15 años. Aborda temas de interés como: gastronomía, hotelería, tradiciones culinarias, y la música tradicional cubana.

Deja un comentario