Quantcast

La melcocha, otro dulce en extinción

Por el 1 diciembre, 2013
Melcocha de Cuba, un dulce muy común.
Melcocha de Cuba, un dulce muy común.

Gustaba a todos los niños cubanos, fuera cual fuera su condición social, porque era sabroso, económico y fácil de elaborar; pero como tantas y tantas cosas en la Isla, pasó a ser la melcocha otro dulce en extinción.

La mayoría de los jóvenes cubanos no conocen qué es la melcocha

Debo decir que no es una golosina netamente cubana; en muchos países latinoamericanos y en España se consume con igual predilección por los niños, aunque en ocasiones utilizan no nuestra azúcar sino melado o miel espesa. Antaño, en muchas casas cubanas las abuelitas las preparaban para los pequeños de la familia y no solo para ellos, pero también me cuentan que se fabricaba artesanalmente para su venta en la red comercial.

Les refiero seguidamente los ingredientes básicos de la melcocha:

  • 2 tazas de azúcar blanca
  • 1 taza de agua
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharadita de jugo de limón; pero también puede utilizarse la vainilla, el anís o la menta, en dependencia del sabor que queramos lograr.

Preparación de la melcocha

  1. En una olla a fuego mediano mezclamos el agua, con el azúcar y la mantequilla, moviendo todo el compuesto hasta que se diluya totalmente el azúcar.
  2. Llegado a este punto, mantenemos la intensidad del fuego pero dejamos entonces de batir; así mantenemos la mistura hasta que adquiera una densidad media.
  3. Procedemos entonces a verter en una bandeja o molde previamente engrasado la melcocha y dejamos que reduzca su temperatura hasta que podamos, sin dañarnos, tomar la masa con las manos.
  4. Corresponde en este momento añadir la cucharada del líquido escogido para saborizar nuestra melcocha, pero hay que hacerlo gota a gota, esparciendo bien el fluido.

La conclusión del proceso es con nuestras manos, previamente lubricadas con mantequilla; debemos amasar, estirar, doblar, torcer hasta que la materia adquiera una mayor solidez pero cremosa. En este punto podemos hacer con ella hacer bastones o darle otra configuración deseada, y para su mejor conservación y manipulación por los niños debemos envolver las porciones en pliegos de papel encerado o en celofán.

Espero que puedan elaborar y disfrutar de este popular dulce, deseando que no llegue la melcocha a extinguirse en Cuba.

Autor: Eugenio Flores Cid

Nacido en el reparto El Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba, ha colaborado en alguna publicaciones gastronómicas de la Isla y breves evaluaciones a sitios especializados en comida caribeña. Apasionado de la buena comida, se ha desempeñado como Chef de Cocina en los últimos 15 años. Aborda temas de interés como: gastronomía, hotelería, tradiciones culinarias, y la música tradicional cubana.

Deja un comentario