Quantcast

Predilección por las frituras

Por el 26 julio, 2013
fritura

Es difícil de definir de dónde nos viene a los cubanos esa especial predilección por las frituras, por los alimentos fritos que todos tenemos, ya sean saladas, para acompañar los almuerzos y cenas y complementar el arco iris de sabores de los potajes, carnes y ensaladas; o como exquisitos postres que rematan el buen comer en Cuba.

La extensa variedad de frituras que tiene la cocina cubana da para llenar un amplio catálogo, y los productos que utilizamos para elaborarlas tienen una notable diversidad; nos gustan las frituras que tienen como base vegetales (de posible ascendencia china): coliflor y acelga, entre otras. También nos gustan con base proteica (bacalao, camarón, langosta, carne de cerdo, menudos de pollo, tuétano de res, sesos, sardinas, etc.). Y qué decir de las que parten de granos o de viandas (malanga, garbanzos, judías, frijoles caritas, papa, ñame, yuca, etc.). Las procesamos igualmente con maíz tierno y harina de Castilla, y ésta será la sencilla pero sabrosa receta que les refiero hoy:

Ingredientes:

– De 6 a 8 mazorcas de maíz tierno
– 2 huevos
– 1 cucharadita de mantequilla
– 2 cucharadas de agua
– ¼ de taza de harina de Castilla
– Sal

Preparación:

Rallar concienzudamente las mazorcas de maíz, las que depositaremos en una vasija con agua. Al maíz rallado le adicionamos los dos huevos, la cucharadita de mantequilla, el ¼ de taza de harina de Castilla y la sal; las dos cucharadas de agua las extraeremos del recipiente donde depositamos las mazorcas ralladas, y mezclamos bien todos los componentes.

En una sartén con la grasa bien caliente depositamos porciones (de una cucharada sopera aproximadamente) del maíz ya combinado, y se fríe hasta que estén bien doradas.

Autor: Ariel Sangalo

Cubano y habanero de pura cepa. Nacido en El Cerro, ha tenido una formación artística muy amplia. Desde temprana edad se vinculó a la música, posteriormente cursó estudios de lengua y literatura. Actualmente se desempeña como Profesor de lengua castellana.

Deja un comentario