Quantcast

Arrancó otra ineficiente zafra azucarera en Cuba

Por el 30 noviembre, 2013
Machado Ventura al frente de la zafra azucarera cubana.
Machado Ventura al frente de la zafra azucarera cubana.

Cuando leo el anuncio en la prensa viene a mi mente ese fabuloso verso: ayer maravilla fui y hoy sombra mía no soy. La nota nos informa del inicio de otra ineficiente zafra azucarera en Cuba.

José Ramón Machado Ventura, el nuevo mayoral azucarero.

Quizás buscando a quién echarle las culpas llegado el caso, el Presidente Raúl Castro ha designado desde hace unos años a su segundo en la esfera partidista, y también vicepresidente del Consejo de Estado, el siempre arcaico José Ramón Machado Ventura, de 83 años de edad como el nuevo mayoral azucarero de la Isla.

¿Qué podrá saber realmente este médico, que poco ejerció, de azúcar, de zafras, de rendimientos azucareros, de aprovechamiento industrial? Posiblemente tanto como el defenestrado pediatra Carlos Láge Dávila que tuvo las riendas de la economía cubana, para el pesar de todos, durante muchos (demasiados) años. Pero bueno, en este más de medio siglo de gobierno castrista, este tipo de desacierto en los nombramientos no ha sido la excepción, sino todo lo contrario, más bien la norma.

Yo diera lo que no tengo por escuchar los sosos razonamientos y las arengas de barricada de Machado Ventura cuando se reúne con los principales ejecutivos del sector. Tengo que conformarme con lo que publica el partidista periódico Granma, que reseñó recientemente una de estas intervenciones en la que aflora ese galeno que lleva dentro.

El diario, citando al simpático Machadito, dice que hay que darles a los incumplimientos su medicina en el momento justo en que aparece la dolencia, en lugar de esperar al final cuando no queda otro remedio que hacer la autopsia. ¿Qué les dije?

El largo inventario de calamidades que fue expuesto en el balance final de la zafra pasada no es nuevo, se mantiene año tras año con muy pocas variaciones, pero eso sí, siempre en retroceso, mengua, disminución.

Las capacidades de los centrales se aprovecharon solo al 60 %, cifra inferior a la de la molienda precedente y a la fijada en el plan, por lo que se dejaron de producir unas 68 mil toneladas de azúcar; persisten los altos niveles de rotura y las interrupciones operativas; se molió más caña de la planificada y sin embargo se produjo menos azúcar; hubo dificultades en el suministro de la caña, entre otras.

Una vez más afectó la zafra la mala calidad de las reparaciones de la maquinaría agrícola, las arrancadas tardías de los ingenios, la deficiente preparación técnica del personal y así hasta un largo etcétera. El panorama no puede ser peor.

Machado Ventura en esa reunión dijo que estas son unas simples grietas, que no tienen la mayor importancia, que pueden ser solventadas, pero a todos en Cuba nos preocupa el declive sin fin de la industria azucarera que comenzó hace más de veinte años, concretamente en la zafra 1998-1999.

Por aquellos años, y ante la crisis creciente, nombraron al frente del Ministerio del Azúcar, a un militar (¡qué extraño!), el general Ulises Rosales del Toro, que tampoco pudo detener el deterioro, más bien lo agravó, pero al ser un cuadro de la élite gobernante salió indemne del trance.

Ese ministerio fue disuelto, y ahora tiene esas funciones directivas el Grupo Empresarial AZCUBA, que está presidido por Orlando Celso García, que a no dudar, será el próximo dirigente defenestrado por el imparable naufragio azucarero que genera el modelo económico obsoleto y voluntarioso impuesto por los Castro.

Vivir para ver.

Autor: Gonzalo Santarosa Silva

Nacido en La Palma, Pinar del Río, Cuba. Estudió arquitectura y urbanismo en la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como urbanista en su localidad, y a pesar que ha vivido en el extranjero, su terruño natal lo ha marcado profundamente, en la actualidad reside en su provincia natal. Apasionado de la música campesina y los grandes clásicos cubanos.

Deja un comentario