Quantcast

El gran problema de los cubanos: comer

Por el 28 agosto, 2013
Viandas en un agro cubano.
Viandas en un agro cubano.

En el último medio siglo los cubanos hemos tenido que soportar muchas dificultades y limitaciones, pero sin duda alguna el gran problema de los cubanos es comer.

Comer en Cuba es un gran problema

Hablo de ese acto elemental, primario e indispensable de proporcionar a nuestro organismo las sustancias que necesita para realizar sus funciones cotidianas. Fíjese que no me estoy refiriendo al acceso a una alimentación balanceada, diversa, tal y como recomiendan los médicos para todos los seres humanos en cualquier parte de este planeta nuestro.

Como cualquier humano, los cubanos en nuestra dieta tenemos, o debemos tener viandas, vegetales, frutas, frijoles, carnes, pescado, etc. Pasemos entonces a revisar los datos oficiales de producción de algunos de estos alimentos en el primer trimestre del 2013 que brindó la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba; la producción de viandas decrece en 368.6 miles de toneladas, mientras que en nuestros campos dejaron de cultivarse comparativamente 290.3 miles de toneladas de tubérculos.

La producción de leche de vaca fue inferior en casi un millón de litros, y hasta nuestras gallinas fueron menos fértiles en un 2.4 por ciento.

Pero no todos los datos son tétricos; se reportan 30 mil toneladas de incremento en la carne vacuna (que la mayoría de los cubanos hace muchos años que no vemos por sus altísimos costos), así como 41.3 miles de toneladas de carne de cerdo; lamentablemente hubo descensos en las carnes que nos proporcionan las aves y los conejos.

Por supuesto, los menores volúmenes de disponibilidad de alimentos hacen que sus precios se disparen hasta niveles que son impagables para el cubano de a pie, ese que percibe un salario promedio mensual de 466 CUP (pesos cubanos).

En pocas palabras, el apretón permanente, abusivo y desenfrenado de los precios agobia a los cubanos hasta la desesperación en todos los órdenes, pero sobre todo lo siente cuando tiene que llevar el diario sustento a su mesa.

A eso súmele el alza aplicada a los costos de los restantes servicios públicos como el transporte, la electricidad, las comunicaciones y hasta el agua para que tenga un panorama mucho más completo.

Es por ello que se dice, con toda la razón del mundo que los tres problemas más grandes de los cubanos hoy son el desayuno, el almuerzo y la comida, y que ese acto generalmente placentero para los humanos que es el comer se nos haya convertido en un verdadero suplicio al que el estado no le da solución.

Autor: Carlos Novás Piedra

Original de Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. Licenciado en Ciencia de la Información. Estuvo vinculado al área científica y técnica en 10 años de su carrera, pero actualmente escribe y colabora como columnista para sitios web en temas de Política, Filosofía, Economía, Sociología y Jazz.

Deja un comentario