Quantcast

Decrecimiento poblacional y de la fuerza de trabajo

Por el 7 marzo, 2014
Los datos oficiales en Cuba no reflejan las cifras del gran decrecimiento poblacional y de la fuerza de trabajo.
Los datos oficiales en Cuba no reflejan las cifras del gran decrecimiento poblacional y de la fuerza de trabajo.

Las cifras que aporta, cuando lo hace, el Estado cubano son siempre sesgadas, parciales, que no dicen todo del tema que sea, y las que arrojó el censo efectuado en el 2012 me alarman, pues acusan un sostenido decrecimiento poblacional que conllevará a la importación de fuerza de trabajo en unos años.

Decrecimiento poblacional: ¿Recurriremos nuevamente a los haitianos?

No hace falta señalar al sistema y a los culpables que han creado este trágico estado de cosas para la nación cubana, los que seguramente buscarán, de mantenerse en el poder, la misma salida que aplicaron las autoridades gubernamentales a principios del pasado siglo; la importación de braceros de Haití y Jamaica para las zafras azucareras y otras labores agrícolas, pero seguramente encontrarán muy pocos dispuestos a sumirse en este insondable agujero negro en el que ellos han convertido a Cuba.

Mural alegórico al nacimiento, en una de las paredes de la clínica Maternidad Obrera, Marianao, Habana, Cuba.

Mural alegórico al nacimiento, en una de las paredes de la clínica Maternidad Obrera, Marianao, Habana, Cuba.

Los especialistas oficiales, al interpretar estas cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas, determinan que Cuba tendrá su pirámide demográfica invertida en pocos años, lo que estará dado por el acelerado ritmo de envejecimiento de su población, unido a las insignificantes tasas de fecundidad que se registran. Pero evidentemente no están preocupados porque los cubanos del 2012 seamos 10.418 menos que los censados en el 2002.

No soy demógrafo ni pretendo serlo, pero hay números que nos son escamoteados y que forman parte de este neurálgico escenario, los que a mi juicio hay que tener en cuenta.

Por ejemplo, los que se marchan definitivamente del país. A través de los puntos fronterizos de los Estados Unidos de Norteamérica entre el 2005 y el 2013 ingresaron 96.430 cubanos. Entre el 2000 y el 2013 han arribado a las costas floridanas 22.506 isleños, y en ese propio período fueron devueltos 20.562 los que obviamente pretendían también acogerse a la Ley de Ajuste.

Excluyendo a los que han sido retornados, estamos hablando de 118.936 cubanos que por una vía u otra, en el plazo de 14 años emigraron hacia la nación norteña, una cifra que no incluye a los que entraron con visas de inmigrantes y los que tenían de visita y decidieron acogerse al refugio estadounidense. Para comparar, es como si se hubieran marchado definitivamente todos los habitantes del municipio habanero de Guanabacoa (115.180) y hasta un poco más en ese lapso.

Y eso sin contar con los que se han marchado a otros muchos destinos en Europa y América Latina fundamentalmente, que no son pocos.

Por razones obvias, la inmensa mayoría de los que parten están entre los 35 y 40 años de edad, personas saludables, calificadas laboralmente, competitivas, en plena etapa reproductiva, y además muchos lo hacen acompañados de sus hijos e hijas, que en un futuro mediato también dejarán de aportar al crecimiento de la población nacional.

¿Qué cifra de emigrantes definitivos tendremos con la aplicación del Decreto Ley # 302 que modificó la Ley # 312, Ley de Migración que databa de 1976, los que saldrán de forma ordenada y legal, pero también en un flujo constante e indetenible?

Autor: Gonzalo Santarosa Silva

Nacido en La Palma, Pinar del Río, Cuba. Estudió arquitectura y urbanismo en la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como urbanista en su localidad, y a pesar que ha vivido en el extranjero, su terruño natal lo ha marcado profundamente, en la actualidad reside en su provincia natal. Apasionado de la música campesina y los grandes clásicos cubanos.

Deja un comentario