Quantcast

Entre mentiras, cábalas, predicciones y augurios

Por el 9 febrero, 2014
Cábalas, predicciones y augurios
Cábalas, predicciones y augurios

El prácticamente recién comenzado año 2014 continúa su avance y con el siguen las mismas incertidumbres que tanto nos ocuparon y preocuparon en el 2013. La confluencia y continuidad entre el fin de un ciclo anual, el inicio del siguiente y el paso del tiempo, por lo que no hay un solo cubano que no se encuentre rompiéndose la cabeza entre mentiras, cábalas, predicciones y augurios para lo que deviene en los próximos meses e incluso adelantándonos a imaginar el panorama del inminente 2015.

Incertidumbre, desconfianza y escepticismo

Si tratamos de encontrar respuestas en los pronunciamientos oficiales, en la prensa a su servicio, en los medios de comunicación, estamos perdidos, no veremos nada claro; dicen todos que la economía mejora, que reducimos las importaciones y crecen las exportaciones, pero no sucede así con nuestros principales socios comerciales, como China, Brasil, Rusia, a los que vendemos cada día menos, por solo citar unos ejemplos.

No quiero hablar del mejor indicador económico que sigue el cubano: lo que puede poner en la mesa para sostenerse y alimentarse, no digo bien, solo balanceada y adecuadamente como recomiendan dietistas y médicos, pues es cada vez más complejo y sobre todo costoso poder hacerlo hasta mínimamente.

Tampoco tenemos claro el impostergable tema de la mejoría de los ingresos para los cubanos que laboran para el estado con ese galimatías del incremento de la productividad y la producción como condiciones previas, que es algo así como qué fue primero, si el huevo o la gallina.

Mejores ingresos tienen los que trabajan en el permitido sector no estatal, pero sobre sus cabezas se balancea siempre la espada de Damocles de las disposiciones gubernamentales que pueden dar marcha atrás anulando uno u otro negocio, y los ejemplos recientes así lo demuestran.

No hay un sector de la vida económica y social de la nación que pueda afirmarse que marcha bien, ni siquiera medianamente. La corrupción es galopante, las llamadas indisciplinas sociales aumentan, campean por su respeto; la población disminuye, envejece o sencillamente escapa emigrando.

Por eso, ante las informaciones oficiales falsas y enmarañadas y a falta de señales ciertas, aunque tampoco le tengamos mucha confianza, recurrimos a la Letra del Año de nuestros babalawos, a las cábalas, horóscopos y hasta al I ching para encontrar una luz, un asidero, un camino para conducir nuestras existencias, con la esperanza de que el venidero 2015 sea mejor, sea definitivo en el cambio radical que necesitamos y debemos protagonizar todos los cubanos.

Sería muy bueno que los gobernantes cubanos tuvieran muy en cuenta lo que recientemente el Papa Francisco pedía a todos los dirigentes políticos del mundo: Así como el mandamiento de ‘no matar’ pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir ‘no a una economía de la exclusión y la inequidad’. Esa economía mata.

Para luego añadir certeramente:

No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos.

Autor: Carlos Novás Piedra

Original de Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. Licenciado en Ciencia de la Información. Estuvo vinculado al área científica y técnica en 10 años de su carrera, pero actualmente escribe y colabora como columnista para sitios web en temas de Política, Filosofía, Economía, Sociología y Jazz.

Deja un comentario