Quantcast

Una vez más son maltratados los jubilados cubanos

Por el 7 enero, 2014
Jubilados cubanos, a la espera de sus pagos.
Jubilados cubanos, a la espera de sus pagos.

Las más recientes disposiciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Cuba y de los bancos referidas al pago de sus magras pensiones no son más que un nuevo y reiterado maltrato a los jubilados cubanos.

Todo en contra de los jubilados cubanos

A tal extremo ha llegado esta falta de respeto a nuestros mayores que en los últimos meses hasta la prensa oficial, dígase el diario Granma o la revista Bohemia han publicado, muy a su pesar, materiales referidos a tan candente tema; y qué decir de los muy escasos espacios humorísticos, donde igualmente han fustigado contra estos males que agobian a un millón 672 mil 568 jubilados y pensionados de la seguridad social en todo el país, que representan casi el 15 % del total de la población cubana. Casi nada.

Los burócratas castristas habían diferenciado, hasta ahora, el pago de esas personas en dos grandes segmentos: los que cobran hasta 200 CUP de pensión (hasta unos escasos 8 CUC), algo tan exiguo y ridículo que se lo abonaban con un mes de antelación; y los que perciben cifras a partir de 201 los CUP, que percibían sus emolumentos en el mes en curso. Yo les preguntaría a estos chupatintas; ¿qué diferencia de poder adquisitivo, de nivel y calidad de vida hay entre el que recibe 199 CUP y 201 para estar en dos condiciones tan desiguales? Por favor.

¿Y cuál será la fórmula salomónica que emplearán para retribuir a estas personas que lo han dado todo durante su vida laboral en el 2014?

Pues además de la variable que pudiéramos calificar como monto de la pensión (menos de 200 y más de 200 CUP), ahora introducen, aunque usted no lo crea, el año de nacimiento del jubilado o pensionado.

En la tan cacareada capital de todos los cubanos, como ahora han acostumbrado a bautizarla con una categoría histórica y tan obvia, para La Habana se establecieron nada más y nada menos que siete categorías de grupos y fechas de nacimiento para fijar los días en que serán retribuidos estos nobles y pobres ancianos.

Por si fuera poco la locura que ahora se han montado estos funcionarios desalmados, en el resto del país los bancos pagarán a estos jubilados, pero clasificados no en siete sino en seis grupos, sencillamente sin que haya uniformidad en toda la nación.

Ahora para darles a los viejitos el dinero, el fondo que ellos mismos fueron aportando a lo largo de 30, 40 o más años de sacrificada labor, para mí los burócratas se han inspirado en una especie de cábala especulativa que se mueve y trasiega entre misterios de la naturaleza y la creación, cuando establecieron que el otro punto decisivo para estar en uno u otro grupo sea la fecha de nacimiento.

Les pongo un ejemplo; los jubilados que perciben menos de 200 CUP y nacieron hasta el 31 de diciembre de 1932 cobrarán anticipadamente el 21 de un mes; ¿cómo se entiende que el nacido el 1 de enero de 1933 lo haga entonces el día 23? No puede haber mayor arbitrariedad.

Este nuevo abuso que se comete contra los jubilados cubanos y pensionados demuestran que para el sistema imperante en Cuba son y seguirán siendo la última carta de la baraja, el último eslabón de la cadena social.

Autor: Gonzalo Santarosa Silva

Nacido en La Palma, Pinar del Río, Cuba. Estudió arquitectura y urbanismo en la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como urbanista en su localidad, y a pesar que ha vivido en el extranjero, su terruño natal lo ha marcado profundamente, en la actualidad reside en su provincia natal. Apasionado de la música campesina y los grandes clásicos cubanos.

Deja un comentario