Quantcast

El padre inédito de la dualidad monetaria

Por el 6 noviembre, 2013
Francisco Soberón, artifice de la dualidd monetaria en Cuba.
Francisco Soberón, artifice de la dualidd monetaria en Cuba.

Creo que no hay un solo cubano en la Isla y fuera de ella que no esté desesperado por conocer quién es el padre inédito de la dualidad monetaria, aunque ninguno de los dirigentes cubanos se ha atribuido nunca la paternidad monstruosa de ese fenómeno que acogota a la economía y a sus habitantes.

Dualidad monetaria, ¿quién es el padre de la criatura?

Casi sin temor a equivocarme puedo decir que es Francisco Soberón Valdés, un oscuro y hábil tecnócrata nacido en San Antonio de los Baños, una cercana población a la capital cubana en los primeros años de la década del cuarenta del pasado siglo.

Este personaje comenzó su vida laboral como mensajero en 1961 en el entonces naciente Ministerio de Comercio Exterior, que todos sabemos siempre fue un aparato al servicio de la inteligencia cubana, organismo en el que hizo carrera, pero de esas que no sobresalen, sin mucho ruido; la hizo como dicen los españoles, a la chita callando.

Logró Soberón formación superior en Economía, y en la carrera predilecta de todos los dirigentes cubanos, Ciencias Sociales, amén de buenos conocimientos prácticos de bolsa y del manejo de las finanzas mundiales.

Trabajó y llegó a dirigir una de esas oscuras empresas cubanas que radicaban jurídicamente en el exterior, ACEMEX, que se dedicaban a mil dos funciones de todo tipo, de esas que no son confesadas públicamente.

Sin figurar para nada en el mundo de la banca cubana a principios de los 90 del pasado siglo, Soberón, ante la crisis económica y financiera que padecía la Isla con la desaparición de los vínculos con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviética (URSS), el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) y del campo socialista, fue capaz de elaborar el enrevesado proyecto de la dualidad monetaria, de la necesidad de su implementación, y de vendérselo, en bandeja de plata y envuelto el papel celofán al entonces Presidente Fidel Castro, que desesperadamente lo compró y quizás aplicó sin pensar mucho en las consecuencias que le traería a Cuba.

Pero no es premiado Francisco Soberón por este brillante apoyo suyo hasta 1997, cuando Fidel Castro lo nombra Ministro Presidente del recién creado para él Banco Central de Cuba, y un poco después recompensado adicionalmente como miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Este incondicional del “Comandante”, que inclusive queda protegido al incluirlo en su célebre proclama del 31 de julio del 2006, sin embargo no sobrevive mucho tiempo como figura gubernamental después que Raúl Castro asumiera las riendas del poder que le cediera entonces su hermano.

Autor: Eugenio Flores Cid

Nacido en el reparto El Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba, ha colaborado en alguna publicaciones gastronómicas de la Isla y breves evaluaciones a sitios especializados en comida caribeña. Apasionado de la buena comida, se ha desempeñado como Chef de Cocina en los últimos 15 años. Aborda temas de interés como: gastronomía, hotelería, tradiciones culinarias, y la música tradicional cubana.

Deja un comentario