Quantcast

Preocupaciones de los ambientalistas cubanos

Por el 15 enero, 2014
Contaminación de ríos en Cuba.

Este es un tema extremadamente sensible, que se maneja con suma discreción por el gobierno cubano por razones obvias, por eso me puse en contacto con un grupo de ambientalistas cubanos muy documentados para dar a conocer peligrosas verdades que mucho le preocupan y debían inquietarnos a todos.

Elementos que alarman a los los ambientalistas cubanos

Estos son algunos de los datos y elementos aportados de muchos otros que por cuestiones de tiempo y temas tan específicos no puedo alcanzar a explicar, pero solamente estos deberían encender una luz roja a todos los que nos preocupa el presente y el futuro de la Isla y del mundo.

Comenzaron por decirme que el 7,7% de la población cubana no tiene acceso al agua potable, tan distintas de las cifras publicada por el gobierno que datan de 1999. ¡Ni siquiera se dignan a publicar los datos con cifras actuales y reales!

Un indicador que lejos de mejorar se sigue deteriorando; algo similar ocurre con el saneamiento, pues en el 2011 el 59,2 % utilizaba fosas y letrinas, mientras que el 6% no tiene acceso a ningún tipo de saneamiento. En pleno siglo XXI el 65% de los cubanos vive en estas condiciones precarias, datos que pueden corroborarse en el sitio de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

Más datos escalofriantes: si el volumen de agua suministrada por los acueductos cubanos en el 2007 fue de 1.720 hm³, paradójicamente cuatro años después, en el 2011 decrece a 1.656 hm³.

Cuba solo cuenta, al menos desde el 2007 con apenas 8 plantas de tratamiento, con una capacidad de procesamiento de 1.000 m³/d; el volumen tratado por estas estaciones disminuye en la etapa 2007 a 2012, así como el porcentaje de aguas tratadas también merma.

La superficie agrícola del país, lejos de crecer para satisfacer las necesidades alimentarias de los cubanos menguó en el periodo de 6.638,3 a 6.619,5 miles de hectáreas; merman las tierras arables y para cultivos permanentes, los terrenos para cultivos temporales, las praderas y pastos entre otros en la misma etapa.

Tenemos, para nuestra tristeza, mucha fauna amenazada: son 60 especies las que están en peligro crítico y 68 en peligro y ya están extintas 5.

Por último, me brindan otros elementos de juicio, referidos a la producción de energía; el número de esos imprescindibles artículos para nuestra agricultura, los molinos de viento son menos en el 2012 que en el 2007; lo mismo sucede con las plantas de biogas, los arietes hidráulicos, los calentadores solares, los paneles fotovoltaicos y los aerogeneradores.

Si nos remitimos al uso de la biomasa para generar energía veremos que los volúmenes utilizados en idéntico periodo de leña, serrín de madera, cáscara de arroz, desechos de café y otros residuos forestales se mantienen en franco descenso.

El panorama ambiental de Cuba, aunque el gobierno diga lo contrario, es francamente crítico.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario