Quantcast

Producción agrícola en Cuba, los conservadores y los menos.

Por el 3 junio, 2013
Limitaciones agropecuarias en Cuba
Las grandes limitaciones agropecuarias en Cuba son un fenómeno aún sin resolver.

Es un cuento “muy mal contado” creer que en la cúpula gobernante hay elementos realmente revolucionarios, aunque se cansen de pregonarlo constantemente; en la práctica, su actuación y proyección en los decretos y medidas que toman los desmiente.

Producción agrícola en Cuba

Desde la adopción de las torpes Leyes de Reforma Agraria a partir de 1959 (I y II temporadas) ha ido en declive, hasta llegar al mismísimo fondo, no se puede ocultar; que las UBPC tampoco dieron resultados igualmente ha sido aceptado, aunque sin dar la cara.

Durante el actual mandato del Castro II, en el 2008 se aprobó una primera ley sobre el usufructo de tierras estatales, con mucho bombo, platillo y fanfarria que iba a resolver, de una vez y para siempre, todas nuestras limitaciones agropecuarias; como se dice en el lenguaje popular, callejero contemporáneo, de forma muy gráfica y concisa esta legislación “no sirvió”… cuatro años después, en el 2012 tratan de arreglar los desaguisados anteriores, promulgan un nuevo estatuto que es relativamente superior a la anterior, pero me aventuro a expresar que tampoco solucionará este angustioso tema porque en esta ordenanza persisten serias restricciones y mucho desincentivo.

Los que legislaron todas estas leyes, desde la primera hasta estas últimas son básicamente las mismas personas, los mismos “cuadros”, idénticos son los “decisores”, que de forma conservadora defienden, no ya solamente sus puntos de vista sino también su cuota o parcela de poder. Debieron haber aprendido con los golpes y las duras lecciones de este más de medio siglo, pero no, ahí están, ahí siguen, detentando y demostrando que a conservadores, a moderados, a cautelosos no hay quien les gane.

Cuando se ven, forzados por las tercas circunstancias, a modificar en algo sus pre-conceptos, debe ser porque otro conservador, pero algo atenuado, quizás hasta un tanto dulcificado logra que rectifiquen, que desplacen en un par de escasos milímetros su posición: pero hasta ahí, no más, su prestigio y abolengo en el conservadurismo no lo permite.

Ejemplos del tradicionalismo rígido e intransigente de estos líderes “revolucionarios” pueden mencionarse miles, pero creo que con el esbozado es más que suficiente.

Autor: Carlos Novás Piedra

Original de Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. Licenciado en Ciencia de la Información. Estuvo vinculado al área científica y técnica en 10 años de su carrera, pero actualmente escribe y colabora como columnista para sitios web en temas de Política, Filosofía, Economía, Sociología y Jazz.

Deja un comentario