Quantcast

Servicio pésimo y atracos en los ómnibus urbanos

Por el 19 agosto, 2014
Los ómnibus urbanos en Cuba se congestionan debido a la escasez y la poca frecuencia conque pasan.
Los ómnibus urbanos en Cuba se congestionan debido a la escasez y la poca frecuencia conque pasan.

Apostó el gobierno, hace pocos años, por la compra de ómnibus urbanos en China y Bielorrusia para mejorar el transporte público sobre todo en La Habana, pero la realidad es que el servicio es pésimo y sufrimos de atracos en estos transportes públicos.

Carteristas y déficit de monedas fraccionarias para abonar el pasaje

En los últimos cincuenta años las guaguas, como llamamos en Cuba a los ómnibus o buses, siempre circulan llenas, abarrotadas de pasajeros, desde que salen de sus respectivos paraderos, durante sus casi siempre largos recorridos y hasta el retorno a sus bases. Ya es algo cotidiano, que aceptamos como normal.

Y qué mejor escenario de operaciones pueden encontrar los carteristas, los amantes de lo ajeno, para cometer sus fechorías que un vehículo sobrecargado de pasajeros, que cuelgan hasta en las puertas. Se apropian de monederos, carteras, móviles y otros artículos de poco tamaño, nos atracan casi con total impunidad.

El otro robo, pero este es masivo, no selectivo, lo comete el estado y le explico: el precio del pasaje desde hace varios años es de 0.40 CUP (una cifra que ha venido subiendo desde 0.05, pasando por 0.20 hasta el nivel actual).

Es decir, usted debe abonar 8 monedas de cinco centavos, o dos monedas de veinte centavos, pero ambas piezas escasean en las transacciones comerciales normales (con el estado o los cuentapropistas), todo vale 1 CUP o más, sin fracciones.

Pero lo más grave es que también la moneda fraccionaria escasea hasta en las agencias bancarias.

Hace unos años el Banco Central de Cuba suprimió, sacó de circulación el metálico idóneo para pagar el pasaje de los ómnibus urbanos: una sencilla moneda de cuarenta centavos. Nunca las razones fueron dadas a conocer, se acabó, se acabó.

Por eso la mayoría de las personas que utiliza este servicio abona 1 CUP, ya sea en monedas o en billetes, con lo que el estado se está apropiando de 60 centavos con cada pasajero, porque no dá el “vuelto”, que es como decimos al cambio.

Si como promedio utilizan los ómnibus urbanos 1,054.520 cubanos, cada día el estado socialista les roba 632,712 CUP, lo que al año asciende a casi 231 millones de pesos cubanos.

En cuanto al servicio, al volumen de pasajeros transportados por los ómnibus urbanos en el 2011 fue de 427,6 millones de pasajeros; en el 2012 fueron 42,7 millones menos. Los números no mienten, es un sistema imprescindible que viene declinando sostenidamente.

Ese es el panorama de los ómnibus urbanos: te pueden robar los carteristas si no estás atento, y te roba el estado con la escasez de moneda fraccionaria aunque no quieras.

Autor: Gonzalo Santarosa Silva

Nacido en La Palma, Pinar del Río, Cuba. Estudió arquitectura y urbanismo en la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como urbanista en su localidad, y a pesar que ha vivido en el extranjero, su terruño natal lo ha marcado profundamente, en la actualidad reside en su provincia natal. Apasionado de la música campesina y los grandes clásicos cubanos.

Deja un comentario