Quantcast

El suicidio en Cuba es un fenómeno preocupante

Por el 27 agosto, 2013
Cuba es el país de América Latina con mayor índice de suicidios
Cuba es el país de América Latina con mayor índice de suicidios

La problemática tiene muy larga data en la Isla pero el suicidio en Cuba es un fenómeno preocupante. Según datos actuales de la OMS, Cuba es el país de América Latina con mayor índice de suicidios.

El suicidio en Cuba comenzó desde los aborígenes

Los especialistas, a la hora de abordar el suicidio se aproximan a las situaciones emocionales y personales de los individuos, sin desligarlas de los factores externos, sociales, económicos y políticos que actuando de forma conjunta pueden conducir a algunas personas a su auto eliminación.

Durante la conquista y colonización española, atentaron contra su vida muchos de nuestros primitivos aborígenes por razones obvias, y en los siglos posteriores prosiguieron haciéndolo incontables esclavos africanos por causas más que conocidas. Pero este lamentable fenómeno no ha desaparecido y sigue presente en la sociedad cubana contemporánea.

Acuciosas compilaciones apuntan que en el período comprendido entre 1901 y 1949, Cuba ya figuraba como uno de los países del mundo con más alta tasa de suicidios al ostentar un índice que osciló en esas etapa entre 14.9 y 18.2 por cada 100 mil habitantes, después de Dinamarca, Alemania y Francia, inclusive por encima de Japón.

La información oficial plantea que entre 1962 y 1970 el índice de suicidios en Cuba fluctuó entre 10.6 y 12.6 por cada 100.000 habitantes, que se eleva en la década de los ochenta hasta 21. En 1987 la tasa llegó hasta 22.7 y en los años iniciales del llamado período especial se mantuvo entre 20 y 21.

Las cifras aportadas por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) que resumen los años del 2004 al 2011 indican que un total de 12.509 cubanos se quitaron la vida en ese lapso, mayormente personas con 60 años o más, así como los que estaban en el rango de 40 a 59 años de edad, datos que ratifican al suicidio como la novena causa de muerte del país.

Nuestra historia más reciente recoge casos de suicidas famosos del mundo político nacional, como Haydée Santamaría, persona muy cercana a Fidel Castro desde los días en que este preparaba junto a su hermano Abel el asalto al cuartel Moncada, esposa de otro dirigente revolucionario histórico, Armando Hart, y que se desempeñaba como presidenta de la Casa de las Américas; o el de Osvaldo Dorticos Torrado, que figuró como aparente Presidente de la República de Cuba entre 1959 y 1976, por solo mencionar dos de los muchos inmolados relevantes, ha sido una Revolucion con demasiados suicidios.

El abanico de causales externas subyacentes en los suicidios es prácticamente infinita en la Cuba de hoy, pero la inercia individual y social, la hostilidad del medio, la falta de sentido a la vida, las enormes dificultades para encontrar las ansiadas felicidad y prosperidad, las carencias de todo tipo hasta de las necesarias esperanzas, la simulación, el enigmático futuro, aunque son factores determinantes que golpean a todos los cubanos, pueden llegar ser autodestructivos para unos en particular, los que escogen el suicidio.

Si dolorosos y tremendos son los suicidios en nuestra cotidianidad, más lo es que el estado cubano siga soslayando el tema en los medios de comunicación pero sobre todo, que no haga lo necesario para eliminar esos agentes exógenos en lo económico, político y social que tanto gravitan en esta anormalidad.

Autor: Carlos Novás Piedra

Original de Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. Licenciado en Ciencia de la Información. Estuvo vinculado al área científica y técnica en 10 años de su carrera, pero actualmente escribe y colabora como columnista para sitios web en temas de Política, Filosofía, Economía, Sociología y Jazz.

Deja un comentario