Quantcast

Otra fracasada función del Circo de los Ministros

Por el 1 diciembre, 2014
Grupo de Ministros cubanos acompañan al dirigente cubano Raúl Castro.
Grupo de Ministros cubanos acompañan al dirigente cubano Raúl Castro.

Muchos cubanos aplaudieron que el General Raúl Castro ya como Presidente comenzara a divulgar en los medios una síntesis de las sesiones del Consejo de Ministros, con lo que se diferenciaba de su hermano Fidel Castro; pasado el tiempo ahora todos abucheamos estas funciones del Circo de los Ministros.

Los Ministros cubanos: cada día más lejos de la realidad nacional

Estos altos funcionarios del estado y el gobierno demuestran con su quehacer y proyecciones que están cada vez más en contraposición de lo que demandan y necesitan los ciudadanos.

Ahora resulta que estos fantoches están preocupados por la dinámica demográfica del país, un grave problema sobre el que venían alertando desde hace años los expertos; mencionan los bajos índices de natalidad, del incremento de la esperanza de vida (no se menciona nada del constante nivel de suicidios), y por primera vez reconocen como otro factor, lo que ellos llaman eufemísticamente “el saldo migratorio externo”.

Aprobaron estos titiriteros, para contrarrestar este pernicioso evento, políticas, pero no dijeron cuáles en concreto; pero fueron “honestos”, reconocieron que esas políticas no brindarán “resultados de manera inmediata, sino en el mediano y largo plazos”. ¿Qué milagro estarán esperando para hacerlas públicas?

Ese mal endémico de la economía cubana, las cuentas por cobrar y pagar fue otro de los números de este espectáculo de circo; la titular del Ministerio de Finanzas y Precios, admitió sin sonrosarse que en el primer semestre se incrementaron, lo que estuvo dado sobre todo por la falta de liquidez de las empresas. ¿Qué pasará en la segunda mitad del año? ¿Qué medidas o políticas adoptaron para resolver este problema? Ninguna que hayan dicho.

La guinda del pastel fueron las “afectaciones económicas en operaciones de comercio exterior”; ya ese show estuvo anteriormente en la cartelera del Circo de los Ministros, al punto que habían tomado un acuerdo “con el objetivo de mantener un estricto control sobre estos hechos en todos los organismos”.

El ministro bufón a cargo, también sin ninguna pena dijo:

“Aun cuando NO podemos afirmar que la totalidad de las irregularidades que se producen son detectadas, se ha incrementado el control y atención por las empresas y organismos implicados”.

Más hilarante el chiste no puede ser.

Esta es la comidilla de los cubanos que estuvimos atentos a esta otra representación del Circo de los Ministros, que mata las pocas esperanzas que pudieran quedarle a los ciudadanos más creídos, que ya no son muchos.

Autor: Carlos Novás Piedra

Original de Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. Licenciado en Ciencia de la Información. Estuvo vinculado al área científica y técnica en 10 años de su carrera, pero actualmente escribe y colabora como columnista para sitios web en temas de Política, Filosofía, Economía, Sociología y Jazz.

Deja un comentario