Quantcast

Reacción pobre y tardía de los académicos cubanos

Por el 11 agosto, 2014
Los editores de la académica Revista Temas convocan desde hace unos años a una sesión pública mensual.
Editores de la Revista Temas en una sesión pública mensual.

Los editores de la académica Revista Temas convocan desde hace unos años a una sesión pública mensual, con un panel regulador, que han bautizado “Últimos Jueves de Temas”, en un escenario en el que no caben físicamente más de 150 personas; aunque han analizado ciertas aristas candentes de nuestra realidad, es a mi juicio una reacción pobre y tardía de los académicos cubanos.

Opiniones timoratas que no ponen del dedo en la llaga.

Recientemente asistí a una de sesiones que abordó “La seguridad como problema nacional”; debo decir que nuestros académicos esa tarde evitaron meterse en camisa de once varas en un asunto tan controvertido y del que todos los cubanos tenemos muy serios y fundamentados criterios.

Estos ilustres intelectuales ahora es que descubren que la inestabilidad que no hemos dejado de padecer durante más de medio siglo en la economía, la política y en la sociedad afectan tanto la seguridad nacional como la colectiva; también aceptaron como factores entrópicos hechos tan comunes como la corrupción, el tráfico y consumo de drogas, la escasez y el encarecimiento de los alimentos, entre otros.

Aunque mencionaron que nuestra población no comprende con claridad cuáles son las verdaderas prioridades del Estado cubano, y por ende no puede descifrar el futuro que nos espera con estos gobernantes, se quedaron sin aire al decir que todavía hay confianza en los líderes históricos, lo que no es muy cierto, o seamos honestos, NADA cierto.

Sesión de "Últimos Jueves", que organiza la revista cubana Temas, donde se abordó el tema  “La seguridad como problema nacional”

Sesión de “Últimos Jueves”, que organiza la revista cubana Temas, donde se abordó el tema “La seguridad como problema nacional”.

Reconocieron el grave problema de la falta de información (y hasta de comunicaciones modernas), lo que trae como obvia consecuencia que los cubanos no se implican con los inventos oficiales y mucho menos en la seguridad del Estado.

Algo tan sensible y preocupante como las epidemias que nos azotan, también fue enunciado, sobre todo por el hecho de que no se le brinda al cubano toda la información, el panorama real, de la evolución del temible dengue en toda la Isla es algo que gravita pesadamente sobre la seguridad nacional.

Hablaron de muchos otros tópicos críticos, como el envejecimiento de la población, la baja tasa de natalidad, la emigración de la juventud, el deterioro del medio ambiente, o la incapacidad de la agricultura para producir alimentos.

Inclusive fueron un tanto osados estos académicos al reconocer que existe un sector de la población que vive por debajo el nivel de pobreza, así como el aumento de la desigualdad social en la Isla.

Debieran estos panelistas escuchar más el sentir del cubano de a pie; debieran igualmente elevar sus voces para cambiar este lamentable estado de cosas, pero y sobre todo no deben conformarse los académicos cubanos con insinuar los milagros: debieran atreverse a decir los nombres de los santos responsables.

Autor: Carlos Novás Piedra

Original de Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. Licenciado en Ciencia de la Información. Estuvo vinculado al área científica y técnica en 10 años de su carrera, pero actualmente escribe y colabora como columnista para sitios web en temas de Política, Filosofía, Economía, Sociología y Jazz.

Deja un comentario