Quantcast

Rendición de cuentas o repetición de cuentos

Por el 3 noviembre, 2014
Rendición de cuentas de las asambleas del Poder Popular en Cuba.
Rendición de cuentas de las asambleas del Poder Popular en Cuba.

Siempre hubo cubanos, desde que surgió el llamado Poder Popular en 1976-77, que bautizaron así a estas reuniones de vecinos, pues más que un acto de rendición de cuentas a los ciudadanos estas asambleas servían y sirven para hacernos una burda repetición de cuentos, ya manidos.

La asistencia de los ciudadanos hoy es casi nula

Sin querer escuché recientemente una conversación entre dos delegados del Poder Popular sobre la asistencia a sus respectivas asambleas; en un área con más de 140 electores, solo participaron 24; el otro, con resignación apuntaba que a la suya, con más o menos el mismo potencial, no llegaron a 20 los ciudadanos asistentes.

La prensa reconoce, con cierta timidez, que “todavía quedan planteamientos por resolver y que algunos de ellos han pasado de mandato en mandato sin tener una respuesta definitiva”. Ejemplos sobran en todas las circunscripciones del territorio nacional.

Los problemas de transporte, abastecimientos alimenticios, servicios comunales, electricidad, comunicaciones telefónicas, viales, alcantarillado, jubilaciones y pensiones, educación, gastronomía, entre otros muchos tópicos son planteados enérgicamente por los ciudadanos; pero hasta ahí.

Las soluciones para los males no llegan, las justificaciones y los pretextos son los que sobran, teniendo siempre como pivote constante, el bloqueo –embargo–; los organismos encargados de responder, dar la cara, y el mismo sistema político social, sencillamente se ríen de sus ciudadanos.

Hay delegados del Poder Popular que a mi juicio son dignos de lástima, pues creen que podrán resolver los problemas de sus electores, si no de forma total al menos parcialmente; pero no quieren reconocer que en esas mismas estructuras administrativas a las que ellos reclaman los ven como simples mensajeros, lleva y trae, correveidiles, más o menos molestos o problemáticos, pero a la postre inofensivos.

Por supuesto, hay otros delegados que son cómplices, malos actores que intervienen en esta malograda farsa, que cada vez tiene menos público.

Esos mismos funcionarios del Poder Popular a los que escuché comentaron que las intervenciones de algunos de los pocos presentes en sus asambleas fueron sencillamente incendiarias, sin cortapisas, de denuncia y cuestionamiento a un sistema que ni los representa ni hace por ellos. Y la masa los secundó y aplaudió.

No he visto publicado en la prensa ningún comentario sobre lo que está sucediendo en este proceso de rendición de cuenta, ni tampoco sobre los por cientos de asistencia; seguramente no los divulgarán, no admitirán su fracaso ni la crisis de un sistema que se sustenta en la repetición de cuentos.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario