Quantcast

El arco iris de las matrículas de Cuba

Por el 12 marzo, 2013
matrícula cubana

Muchos turistas alucinan cuando comprueban la variedad cromática que tienen las matrículas (“chapas”, como le decimos popularmente en Cuba), de los vehículos que circulan por las vías cubanas. Y la diversidad de las matrículas de Cuba no está solo en los colores, también en las posibilidades, prerrogativas e inmunidades (o prohibiciones) que tienen los que tripulan o disponen de estos medios de transporte.

Chapas de todos los colores

Matrículas de autos en CUba.

Las multicolor matrículas de Cuba.

Los automóviles de los llamados dirigentes del “primer nivel” de la esfera partidista, gubernamental o estatal usted puede identificarlos por la matrícula blanca que portan… el blanco, que asociamos con pureza. El estado técnico de estos autos es óptimo. Tienen patente de libre acceso a cualquier punto del territorio, las 24 horas del día, los 365 días del año, y la policía no osa detenerlos por nada. En teoría, estos autos son de propiedad estatal, pero en la práctica sus dueños son los dirigentes que los tienen “asignados” y sus familiares.

Hablemos ahora de los vehículos que llevan la matrícula marrón: estos son para los dirigentes del “segundo nivel”, que tienen menos categoría. Gozan sus poseedores de muchos de los privilegios ya mencionados, pero su condición técnica es variable, aunque nunca verá uno en mal estado. También son de patrimonio gubernamental, pero estos “cuadros” disponen de ellos a su antojo.

Están además otros vehículos estatales que circulan con matrícula azul: acá hay “de todo como en botica” (ómnibus, camiones, taxis); también muchos automóviles que están en manos de dirigentes de nivel medio y bajo; tienen la desventaja comparativa de llevar la llamada “hoja de ruta”, un modelo burocrático en el que deben reflejarse los puntos de salida y destino, la ruta a seguir, los kilómetros que marca el odómetro (o cuenta millas) al salir, cantidad de pasajeros, etc. Aunque en teoría no pueden acceder a sitios (como las playas) y otros lugares recreativos, en la práctica lo hacen con relativa impunidad.

Estatales son también los vehículos de las Fuerzas Armadas y del Ministerio del Interior: las matrículas de los primeros son de un verde azulado, y como cosa curiosa son los únicos en Cuba que la portan en la parte trasera. Los del Ministerio del Interior tienen matrícula de color verde. Unos y otros pueden desplazarse libremente, por razones obvias, a cualquier hora y hacia cualquier punto.

Los autos de los ciudadanos cubanos comunes tendrán matrícula amarilla; de idéntico color la tienen los ciudadanos extranjeros residentes en el país, pero entre sus letras identificativas siempre aparecerá una letra K.

De color naranja serán las matrículas de los autos de las empresas extranjeras radicadas en Cuba (con la infaltable letra K), y sin este carácter pero igual tonalidad circulan los pertenecientes a instituciones religiosas, agencias de prensa, etc.

Por último, los coches de renta a los turistas transitan con matrículas de tonalidad marrón.

Espero que esta información lo ilustre si usted llegar a circular por las carreteras cubanas.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario