Quantcast

Los cubanos ¿eternos e irremediables migrantes?

Por el 17 septiembre, 2014
La migración cubana no es un fenómeno nuevo, pero si se ha mantenido en creciente ascenso desde 1959.
La migración cubana no es un fenómeno nuevo, pero si se ha mantenido en creciente ascenso desde 1959.

No puedo ser categórico, pero en el último medio siglo se ha producido y sigue produciendo un intenso y permanente proceso de desplazamientos internos y externos, me pregunto si irremediablemente seremos los cubanos eternos migrantes.

Nacido y criado en…

Esa es una frase que todavía se escucha en Cuba, cuando el hablante reafirma públicamente y con mucho orgullo además, su condición haber nacido en una ciudad que no fuese la misma de la otra persona.

Estas palabras pueden tener un cierto sentido discriminador, así lo veo, pero también es cierto que la movilidad espacial ha sido inherente a los seres humanos desde que el mundo es mundo, y eso crea diferencias obvias; ahí están los contrastes entre nuestros extintos aborígenes; siboneyes, taínos y guanahatabeyes.

Hay otro clásico ejemplo: el bíblico destierro de Adán y Eva, por causas conocidas, que los alejó del Edén que entraña un precedente demostrativo de que la movilidad espacial representa acto inherente a nuestra especie, aunque hoy se desborda por una multi-causalidad singular.

En el caso de la migración interna, tenemos matices y paradojas llamativas; alrededor del 15 % de los cubanos no vive en la provincia natal; la región occidental es la mayor receptora de migrantes, aunque el mayor número se refleja en Ciudad de La Habana; en el municipio Habana del Este más del 75% de los residentes están en la categoría de los “no nativos”.

Sin embargo el municipio más oriental de Cuba, un territorio tan aislado y poco desarrollado como el de Maisí, tiene el menor porcentaje de población “no nativa” de todo el país.

La causa fundamental de la migración interna es económica; mejores posibilidades de empleo, de acceder a otras facilidades vitales (vivienda, transporte, infraestructura de servicios médicos, gastronómicos y otros).

Y hay quienes dicen, y no dejan de tener razón, que a todo el que pretende emigrar, (que es el sueño y el propósito de la mayoría de los jóvenes cubanos, y de otros no tan jóvenes) pero ya hacia otros países, le resulta más fácil hacerlo estando radicado en La Habana, por lo que muchos se ubican en la urbe hasta que llega ese momento.

Salen del terruño natal, no se detienen en escalas intermedias, mantienen el movimiento y alimentan ese flujo que convierten a los cubanos en eternos e irremediables migrantes y emigrantes.

Autor: Gonzalo Santarosa Silva

Nacido en La Palma, Pinar del Río, Cuba. Estudió arquitectura y urbanismo en la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como urbanista en su localidad, y a pesar que ha vivido en el extranjero, su terruño natal lo ha marcado profundamente, en la actualidad reside en su provincia natal. Apasionado de la música campesina y los grandes clásicos cubanos.

Deja un comentario