Quantcast

La bolita sigue rodando en Cuba

Por el 20 noviembre, 2014
La bolita toma como referencia la lotería del Estado de Táchira, Venezuela, que se escucha por radio, y de ahí toman los números ganadores.
La bolita toma como referencia la lotería del Estado de Táchira, Venezuela, que se escucha por radio, y de ahí toman los números ganadores.

Aunque el “juego prohibido, ilícito o de interés” sigue siendo sancionado por el Código Penal, miles de cubanos lo practican diariamente, uno de los más populares y de tradición es “la bolita“, popularmente llamado a esta modalidad de la lotería cubana, que fuese muy popular en décadas pasadas (entiéndase antes de 1959), sigue rodando o jugándose en Cuba, con fuerza creciente y sin que sea perseguida policialmente.

Bolita, dominó, billar, peleas de gallos y de perros con apuestas

Esta afición de los cubanos por los llamados juegos de azar es una tradición, un hábito que muchos siguen desde que la Isla era una colonia de España.

El dominó, pero ya condimentado con el interés de las apuestas monetarias, se juega hoy en muchos lugares, sin tomar muchas precauciones, aunque sin poner el dinero, ya sean pesos cubanos (CUP) o convertibles (CUC) sobre la mesa.

En las mesas de billar (pool), que son un atractivo adicional con que cuentan algunas cafeterías o paladares particulares igualmente se juega el bola 8 o el Chicago pero con un fuerte interés monetario por detrás. En menor medida lo mismo sucede con los juegos de cartas, especialmente con el póker.

Pero la reina es la bolita, que en Cuba es más que un juego de azar, aunque sigue asociada numéricamente a la si desaparecida charada china; es posiblemente el juego “prohibido” más generalizado por tradición entre los cubanos, al punto que muchos, en su habla cotidiana al referirse al número 5 hablan de “monja”, o al 1 como “caballo”, por citar dos ejemplos.

Por eso, durante el día, es muy común ver a personas recorriendo las calles, visitando a los jugadores habituales en casas y establecimientos: ellos son los “apuntadores”, “listeros” o “boliteros”, que arman las listas con los números que escogen los que apuestan.

Ellos entregan las listas (con el dinero apostado) a los “banqueros” que en los distintos barrios y hasta en provincias regentean la bolita. Debo aclarar que por la radio (en onda corta) se escucha la Lotería del estado de Táchira, en Venezuela, que es la más utilizada (aunque hay otras fuentes), y que es la que establece los números ganadores.

Estos mismos apuntadores o boliteros son los que por lo general, al siguiente día le pagan a aquellos que resultaron ganadores por adivinar o acertar con algún número aislado o una combinación de tres, que se llama parlé.

Antes de 1959 todos estos juegos eran legales, estaban permitidos; después de esa fecha se persiguieron y prohibieron por ley, pero desde hace unos años, creo que las autoridades se hacen de la vista gorda, por lo que la bolita sigue rodando en Cuba casi con total impunidad.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario