Quantcast

Prolifera la educación por cuenta propia

Por el 4 noviembre, 2014
La educación privada en Cuba no sería un fenómeno nuevo, sin embargo, lo es para la situación actual. monopolizada por más de 55 años por el Estado, ante la desastrosa situación imperante, ha tenido que permitir esta actividad de manera particular.
La educación privada en Cuba no sería un fenómeno nuevo, sin embargo, lo es para la situación actual. monopolizada por más de 55 años por el Estado, ante la desastrosa situación imperante, ha tenido que permitir esta actividad de manera particular.

Profesores, tutores o instructores particulares siempre ejercieron en Cuba desde la era colonial, pero su actividad fue suspendida, perseguida a partir de 1959 con la estatalización total y absoluta de la educación; hoy, para bien de la sociedad, con la “actualización del modelo económico” prolifera la enseñanza por cuenta propia.

Repasadores, escuelas de idiomas, y hasta círculos o guarderías infantiles

El más realista de los Castro aparentemente se convenció que ese supuesto logro de la Revolución, la Educación, nunca fue tal, que hacía agua por todas partes, que estaba sumido en una crisis total e irreversible. Y de que había que poner en práctica una alternativa más viable y efectiva.

Por eso, en unos pocos años los pueblos y ciudades cubanas se han llenado de carteles que anuncian los servicios educacionales que han sido permitidos; profesores jubilados que repasan asignaturas de todos los niveles de enseñanza; personas que se dedican a cuidar con el mayor esmero a los pequeños mientras sus padres laboran; escuelas de idiomas especialmente de inglés, son los más comunes.

Eso sin contar los que se dedican a esas mismas actividades por cuenta propia, pero que lo hacen “por la izquierda”, es decir sin pagar impuestos ni patentes al fisco estatal, y que no son pocos en la Isla.

Los círculos infantiles particulares cuentan con mejores condiciones materiales, recursos humanos mejor calificados y aceptan menor cantidad de párvulos, entre otras ventajas.

Las escuelas de idiomas que han surgido utilizan los más modernos y efectivos medios de enseñanza, materiales didácticos audiovisuales, libros actualizados en formato digital y en papel, sin contar con claustros de altísimo nivel, todo lo cual asegura un positivo aprendizaje y un excelente dominio de la lengua, sobre todo de la inglesa que es la más demandada.

Por supuesto, todos estos servicios que les he referido no son gratuitos, tienen costos de medios a altos, que por lo general hay que abonar en pesos cubanos convertibles (CUC), pero ciertamente tienen demanda, que a veces sobrepasa a la oferta de capacidades.

Muchos nos preguntamos: ¿puede ser este el inicio, un primer paso de un proceso, al parecer inevitable, de privatización de la educación en la Isla? Yo casi estoy seguro que será así, entretanto avanza y se consolida la enseñanza por cuenta propia en Cuba.

Autor: Gonzalo Santarosa Silva

Nacido en La Palma, Pinar del Río, Cuba. Estudió arquitectura y urbanismo en la Universidad de La Habana. Se ha desempeñado como urbanista en su localidad, y a pesar que ha vivido en el extranjero, su terruño natal lo ha marcado profundamente, en la actualidad reside en su provincia natal. Apasionado de la música campesina y los grandes clásicos cubanos.

Deja un comentario