Quantcast

Un reguetonero será también empresario cooperativista

Por el 13 marzo, 2014
Baby Lores, controvertido intérprete cubano del Reegaetón.
Baby Lores, controvertido intérprete cubano del Reegaetón.

Ya varias llamadas Glorias del Deporte cubano lo habían hecho, y también otros artistas como Robertico, el cómico, se habían enfrascados en el trabajo por cuenta propia permitido por el estado cubano, específicamente en el giro gastronómico y de la recreación como propietarios independientes, y hasta un ex-ministro de Relaciones Exteriores (Roberto Robaina), pero ahora debuta un reguetonero como empresario cooperativista.

Baby Lores, un cooperativista no agropecuario

Este controvertido intérprete del reggaetón será la figura pública, la cara de una cooperativa no agropecuaria, en este caso de servicios gastronómicos, a la que el estado le ha adjudicado, para su explotación, el céntrico y extremadamente deteriorado restaurante capitalino El Jardín, enclavado en El Vedado.

Tienen Baby Lores y sus asociados la tarea del indio, como se decía antes en Cuba, pues solamente sacar del estado ruinoso que presenta el inmueble en un plazo breve se las trae, por la complejidad constructiva y los altos costos asociados.

Pero este muchacho se muestra optimista, confiado y por supuesto está respaldado por un gran capital de trabajo para llevar adelante el a mi juicio muy ambicioso proyecto.

El Jardín, de Baby Lores y sus socios, tendrá un área dedicada a la oferta de platos de alta cocina nacional e internacional que debe sufragarse en pesos cubanos convertibles (CUC), y otra diferenciada, durante las 24 horas del día, en pesos cubanos (CUP) con precios supuestamente económicos.

Pero también aspiran a brindar servicio de almuerzo, algo así como una especie de comedor obrero, a trabajadores de varios centros cercanos.

Por si todo lo dicho fuera poco, esta cooperativa tiene igualmente propósitos sociales por lo que habilitará talleres de música y artes plásticas, para accionar sobre las malas conductas de niños y jóvenes de esta zona.

Ojalá que este joven artista y los integrantes de la cooperativa puedan cosechar los mismos éxitos en El Jardín que él ha logrado en su quehacer musical, ese es mi deseo; pero debo decir que no son pocos en toda Cuba los pequeños empresarios que en este mismo giro (y en otros) han colapsado, por lo que cerraron sus locales y entregaron sus licencias: la ausencia de un mercado mayorista para abastecerse de lo necesario, sumado a una errática política impositiva, más la extorsión constante de inspectores y otros funcionarios públicos han provocado muchos naufragios financieros y comerciales. Tiempo al tiempo.

Autor: Eugenio Flores Cid

Nacido en el reparto El Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba, ha colaborado en alguna publicaciones gastronómicas de la Isla y breves evaluaciones a sitios especializados en comida caribeña. Apasionado de la buena comida, se ha desempeñado como Chef de Cocina en los últimos 15 años. Aborda temas de interés como: gastronomía, hotelería, tradiciones culinarias, y la música tradicional cubana.

Deja un comentario