Quantcast

Baracoa – un paraje digno de visitarse

Por el 2 marzo, 2013
Baracoa

Hace ya algunos años tuve la suerte de visitar Baracoa, un lugar mágico, bendecido por la creación, que deja a cualquier turista realmente impresionado, por sus maravillosos atractivos naturales, sus amables habitantes y por su rica historia de más de cinco siglos.

Allí llegué por carretera, después de los muchos ascensos y descensos que caracterizan al formidable viaducto de La Farola, considerado una de las maravillas de la arquitectura y la ingeniería civil cubana, que le permite apreciar paisajes sencillamente imponentes, aunque también puede hacerse por vía aérea.

La primera ciudad de Cuba

Ya en la ciudad conocí que ostenta el título de la Primada, precisamente por ser la primera villa creada por el colonizador Diego Velázquez en Cuba el 15 de agosto de 1511, un territorio que ya supuestamente había “descubierto” Cristóbal Colón el 27 de noviembre de 1492, durante su primer viaje, pero que ya estaba habitado por nuestros aborígenes taínos, herederos de los aruacos, que eran los indocubanos más avanzados al punto que han dejado su impronta hasta la actualidad, como el mismo nombre de la ciudad, Baracoa, que significaba “tierra alta” en su lengua.

Me impresionaron gratamente los muchos ríos que bañan esta zona, como el Miel y el Toa, justamente considerado como el de mayor torrente en Cuba: su cuenca fluvial me deslumbró y siempre hechiza a los visitantes que sean amantes y defensores de la ecología por la extraordinaria y poco explorada riqueza de su biodiversa flora y fauna.

En esta zona que es típicamente montañosa, refrescada por el azul Atlántico, hay una elevación que orgullosos exhiben los baracoesos: el Yunque de Baracoa, una “montaña alta y cuadrada que parecía isla” que también sobrecogió a Colón hace 520 años, y que preside majestuoso sus paisajes. Pude recrearme, imaginando las difíciles aventuras de aquellos hombres, ante la Cruz de la Parra, también plantada por este navegante en Baracoa y que es la única que ha sobrevivido a tantísimos desde entonces.

Conocí a muchos de sus cordiales y hospitalarios lugareños, y especialmente a los que se adentran en sus campos que viven de la producción del café, el cacao, del coco y de la explotación de sus cuantiosos recursos forestales. Tiene además Baracoa una gastronomía muy singular y apetitosa que utiliza en muchos de sus platos el plátano o banano, el coco y el cacao.

Lo invito a que incluya entre sus planes de viaje a la villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, primera población española en Cuba y una de las iniciales del continente.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

2 Comments

  1. Pingback: Una maravilla ingenieril, el viaducto de La Farola | Vitral de Cuba

  2. Pingback: Maisí, el punto más oriental de Cuba | Vitral de Cuba

Deja un comentario