Quantcast

Los cementerios cubanos seducen a muchos turistas

Por el 15 noviembre, 2013
Cementerio de Colón, Ciudad de La habana.
Cementerio de Colón, Ciudad de La habana.

Un hecho significativo he apreciado en los últimos años que quiero compartir con los lectores, y es que los cementerios cubanos seducen a muchos turistas, especialmente aquellos interesados en la historia nacional y en la enorme riqueza cultural que atesoran estos sitios.

Cuatro camposantos son los más visitados

Me refiero a la habanera Necrópolis de Colón, la mayor de toda América, Monumento Nacional de Cuba, considerado como uno de los tres más grandes y lujosos del mundo, después de los de Génova y Barcelona, es el más frecuentado; pero también lo son el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, segunda urbe en importancia del país, donde descansan los restos de José Martí y Carlos Manuel de Céspedes, entre otros insignes patriotas cubanos, y los muy atrayentes cementerios Tomás Acea y el de Reina, ambos en la sureña ciudad de Cienfuegos.

Así, en el cementerio de Colón (por el Almirante Descubridor), los visitantes se asombran desde la misma entrada, donde está ubicado un conjunto de esculturas, confeccionado con mármol de Carrara, que tiene 34 m de longitud y 21,66 m de alto, para después encontrar infinidad de panteones, ejecutados en los más variados estilos arquitectónicos y con profusión de ricos materiales, así como fantásticas figuras en metal y mármol, amén de los siempre fabulosos vitrales, las cúpulas y los arcos que rematan artísticamente muchas construcciones funerarias.

Muchos especialistas consideran, dada la profusión de mármoles, granitos y pizarras que se aprecian, a la Necrópolis de Colón como una gran cantera esculpida, ya sea en sepulcros individuales, familiares o de sociedades benéficas, siempre con muchos árboles en el entorno.

Son fundamentalmente turistas europeos, de Alemania, Francia y España, entre otros, los que más visitan los camposantos mencionados, quedando cautivados por el excelente estado de preservación de los monumentos funerarios, pero y sobre todo por la rica historicidad acumulada que les permite completar sus nociones sobre la génesis y desarrollo de la nacionalidad cubana.

En la actualidad no es muy visitado el santiaguero cementerio de Santa Ifigenia, que fue severamente afectado con el paso del huracán Sandy en octubre del 2012 pero sigue siendo un sitio que merece ser conocido.

Esta modalidad de turismo indudablemente es una importante alternativa cultural, pues le permite al visitante acceder a verdaderos e imponentes museos a cielo abierto; allí el silencio de los muertos se encarga de contar nuestra historia.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario