Quantcast

La Manzana de Gómez, otro hotel para La Habana

Por el 20 agosto, 2013
Edifico de la Manzana de Gómez, más de 100 años de construído.
Edifico de la Manzana de Gómez, La Habana, Cuba

Una majestuosa onstrucción, verdadero orgullo de los habaneros, que jamás tuvo esa función, la Manzana de Gómez, será convertida en otro de los muchos hoteles destinados al turismo internacional que ocupan ya el medio de la ciudad, precisamente a la vera del Parque Central.

Más hoteles en La Habana, la Manzana de Gómez

La Manzana de Gómez, es un edificio del siglo 20, fue el primer centro comercial en Cuba. Fue construido por José Gómez-Mena Vila. La estructura que data del 1910 fue el primer centro comercial de estilo europeo en Cuba.

El inmueble que ocupa el área delimitada por las calles Monserrate, Zulueta, San Rafael y Neptuno, en sus más de cien años de actividad ha albergado comercios, oficinas, embajadas y consulados, academias y escuelas, bufetes de abogados, publicaciones seriadas, bancos, compañías mercantiles, agencias de seguros, teatros e instituciones culturales, entre otros cometidos.

Tiene el inmueble cinco niveles, y en su momento albergó hasta 570 cubículos para las funciones mencionadas, así como atractivas galerías comerciales, sastrerías y peleterías que eran muy frecuentadas por los habaneros; su ubicación estratégica, a medio camino entre las importantes zonas de negocios que radicaban en las calles Obispo y O’Reilly, y las arterias comerciales enclavadas en la calle San Rafael y el Paseo del Prado convertían a la Manzana de Gómez en un punto de descanso, de visita obligada para miles de transeúntes durante el día, y en la noche de noctámbulos que salían de teatros, cines y otros focos recreativos en los alrededores.

En los últimos años se mantuvieron prestando servicios una serie de establecimientos comerciales en la planta baja de la Manzana de Gómez, mientras que los pisos superiores fueron destinados a funciones educacionales, pero la falta de mantenimiento crónico unido al inexorable deterioro por el uso intensivo de los locales convirtieron al inmueble en prácticamente una ruina, que a todos los habaneros nos duele ver, porque el Estado nunca tuvo fondos para conservar la emblemática edificación con un valioso uso social; pero ahora si los tiene para su transformación en hotel.

Varios citadinos encuestados por este redactor se mostraron molestos con la noticia de la conversión de la Manzana de Gómez en un hotel, destinado fundamentalmente a los turistas, pero dado su lamentable estado constructivo y dado el peligro de su pérdida definitiva, con cierta amargura aceptan la idea de que pueda salvarse, aunque sea como un alojamiento para visitantes extranjeros en el corazón de La Habana.

Acerca de Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario