Quantcast

Manzanillo, ciudad privilegiada

Por el 5 septiembre, 2014
La ciudad de Manzanillo es privilegiada por su ubicación geográfica, pero además por su historia y cultura.
La ciudad de Manzanillo es privilegiada por su ubicación geográfica, pero además por su historia y cultura.

Conocida también esta pintoresca ciudad como la Perla del Guacanayabo, enclavada en la costa sur del oriente cubano, comparte nombre con otras urbes en México y España, pero la nuestra quizás se ha hecho famosa por la letra de la canción que dice que en Manzanillo se baila el son.

Muy vinculada a la historia nacional

Siempre me ha gustado mucho esta villa, que tiene relativamente pocos años (222) de existencia, así como todo el territorio circundante, quizás porque ha gozado de un protagonismo singular en el devenir histórico de la nación.

Son los manzanilleros unos cubanos muy singulares, por su sencillez, musicalidad, alto sentido de hospitalidad, hablar pausado y rítmico, así como por un amor desbordado por su ciudad que tiene tan cerca el mar y el frescor que este siempre le aporta al ambiente.

Así, el hecho histórico que motivó se escribiera la controvertida, por su autoría, primera obra literaria cubana, en este caso el poema épico Espejo de paciencia, ocurrió en una zona muy cercana la actual Manzanillo en 1604 y en que participaron algunos de sus pobladores.

Y unos 264 años después, a unos 15 kilómetros de la villa, en el ingenio La Demajagua, Carlos Manuel de Céspedes, al que todos los cubanos con justeza llamamos y consideramos el Padre de la Patria, el 10 de octubre de 1868 se insubordinó al coloniaje español, iniciando así la primera guerra por la independencia de Cuba.

Cada vez que visito este sureño enclave me convierto en un fanático devorador de sus famosas lisetas fritas, que se preparan con unos alargados y brillantes peces que son muy abundantes en el Golfo de Guacanayabo, y que se ha convertido por sus merecimientos en uno de los platos emblemáticos de la gastronomía nacional.

He dejado para el final dos de los muchos otros atractivos y los méritos de Manzanillo: es una de las ciudades orientales en las que surge a fines del siglo XIX nuestro sabroso son, y fue la segunda villa por la que entraron al país, también por esa época, unos instrumentos musicales de fabricación francesa conocidos por órganos de cartón o neumáticos para animar las fiestas.

Fue precisamente una familia manzanillera, los Borbolla los que transformaron inicialmente el repertorio original que traían estas maquinarias, consistente en polcas y valses, introduciendo en su lugar los populares sones, pregones, guarachas y danzones.

Después esta familia, al componer temas y al construirlos en el país contribuyeron a su expansión, sobre todo en la región levantina, donde hoy son ya verdaderamente tradicionales los que todos conocemos como órganos orientales, con el indispensable acompañamiento de tumbadoras, pailas, timbales y guayos, muy acordes con el gusto musical de los cubanos.

Lo invito a visitar nuestro Manzanillo, el cubano, una ciudad histórica, rica en cultura y costumbres, y donde se disfruta y se baila el son de una forma muy peculiar.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario