Quantcast

El Parque Central, el corazón de La Habana

Por el 29 mayo, 2014
Parque Central. Habana Cuba.
Parque Central. Habana Cuba.

Todos los turistas que visitan la capital cubana deben planear un recorrido obligatorio por el Parque Central, en tanto es el corazón de La Habana, un centro cargado de historia, siempre animado y concurrido.

Una bella encrucijada habanera

Nuestro Parque Central no tiene las exuberantes y sobrecogedoras dimensiones del famoso Central Park de Nueva York con sus 320 hectáreas, o del Zócalo de Ciudad de México con sus casi 47,000 m², pero no lo dude, que también tiene sus encantos.

Desde su inauguración en 1877 varias figuras o estatuas han presidido esta explanada arbolada de aproximadamente 10,000 m²; la inicial fue la de la reina española Isabel II durante 22 años, cuando es retirada.

El 12 de marzo de 1899 era retirada la estatua de la reina Isabell II de su pedestal en el Parque Central, ante la mirada de numerosos transeúntes.

El 12 de marzo de 1899 era retirada la estatua de la reina Isabell II de su pedestal en el Parque Central, ante la mirada de numerosos transeúntes.

Se inició una encuesta con el fin de decidir con quién llenar la ausencia dejada por la reina. Se determinaba así que el espacio debía ser ocupado  por un monumento que consagrara la memoria de José Martí. Ese fue el voto mayoritario, aunque con escaso margen.

Solo con cuatro votos menos (seguida de la proposición de erigir una estatua de la libertad), mientras que la tercera propuesta era la de una estatua de Cristóbal Colón.

Estuvo carente de un ícono representativo entre 1899 y 1902, cuando allí se ubicó, nada más y nada menos que una copia, confeccionada en calamina, de la neoyorquina Estatua de la Libertad, con un escudo norteamericano en su brazo izquierdo y blandiendo una tea en su mano derecha, pero afortunadamente fue por poco tiempo; en 1903 un huracán en octubre de ese año terminó totalmente con este símbolo ajeno.

En noviembre de 1904, el generalísimo Máximo Gómez colocó la primera piedra del nuevo monumento, inaugurándose oficialmente el  24 de febrero de 1905, en ocasión del décimo aniversario del inicio de la Guerra de Independencia. A partir del 24 de febrero de 1905 preside, con todo el derecho que le corresponde este bella plaza, una estatua de José Martí, el Apóstol de la Independencia cubana, caído en combate en 1895, que es obra del artista José Villalta de Saavedra tallada finamente en mármol de Carrara, y que curiosamente fue sufragada financieramente por el pueblo cubano, siendo la primera erigida a Martí en la nación.

Muchos árboles centenarios dan su refrescante sombra a muchos viandantes, y a aquellos que allí se posicionan para leer, conversar o discutir acaloradamente de béisbol, prácticamente a cualquier hora del día en la popular Peña del Parque Central habanero.

No pocos habaneros afirman, y no les falta razón que nuestro Parque Central siempre está vivo, por el tránsito diario de miles de citadinos y turistas que lo surcan en todas direcciones de día y de noche.


Está franqueado por majestuosos hoteles, museos, el Gran Teatro de La Habana y el siempre imponente Paseo del Prado, la Manzana de Gómez que devendrá en alojamiento turístico, y en su más cercana vecindad está igualmente el muy visitado Capitolio Nacional.

Creo que la mayor belleza y atractivo  es la gente que lo anima cotidianamente: los fanáticos del béisbol, las parejas de enamorados, los jubilados que socializan con sus congéneres, los turistas que cámara en mano tratan de captar sus esencias, los niños que allí veneran a Martí, en fin está la fusión de lo humano y lo divino que allí confluye.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.

Deja un comentario