Quantcast

Trinidad – Ciudad Museo de Cuba

Por el 7 marzo, 2013
Trinidad (Cuba)

Trinidad, que cumplirá medio milenio de existencia en 2014, atesora atractivos formidables y ese “tempo” que sosiega, propio de los siglos pasados; una ciudad fundada por españoles, pero que ya estaba habitada por nuestros primitivos aborígenes; una urbe que milagrosamente se salvaguarda prácticamente intacta. Con ese claro talante colonial, majestuoso, de sus casas y palacios soberbios, de sus bellas plazas y sus pintorescas callejuelas, empedradas con cascajos que eran el lastre de los navíos que a ese puerto arribaban para cargar mercancías; una localidad que nos muestra a cada paso el rancio florecimiento y esplendor de un verdadero emporio azucarero, sin desdeñar el café y la ganadería como otras benditas fuentes económicas.

La Ciudad Museo de Cuba

Trinidad es rica en costumbres, las que afortunadamente mantienen su vigencia: fiestas tradicionales como La Candelaria, San Blas, La Cruz de Mayo, San Juan, San Fernando, San Antonio, Santiago y Santa Ana, entre otras muchas celebraciones populares animan a sus pobladores y visitantes durante una gran parte del año.

Recorrer el Valle de los Ingenios aporta experiencias únicas; uno comprueba que las fértiles tierras de esta hoya y el clima favorable fueron el pivote económico de la expansión y el crecimiento indetenible de la villa entre los siglos XVI y XIX. Otro tanto le provocará explorar el maravilloso y mítico conjunto de grutas y cavernas, talladas en las faldas de la Vigía y la Cantoja, cargadas de hermosas leyendas que perviven hasta hoy, que abundan en los avatares de muchos aborígenes que en ellas buscaban refugio; abrigos naturales que han sido nombradas alegóricamente por los trinitarios: la cueva del “Volcán”, del “Jagüey”, del “Fraile”, o de los “Masones”, entre otras.

Por sus merecidos valores la Villa de la Santísima Trinidad fue declarada en 1988 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, y desde entonces se convirtió en un marcado polo de atracción turística. Siempre recuerdo mi estancia en esa apacible e histórica población, justamente bautizada como Ciudad Museo de Cuba, y que es representativa y dueña como pocas, de las esencias de la cultura cubana. Y le confieso, doy lo que no tengo por volver a visitar esa mitológica ciudad del centro sur de Cuba.

Autor: Roberto Viera Sánchez

Original de Matanzas, Cuba. Licenciado en Hotelería y Turismo. Desempeña funciones de guía y promotor turístico en Varadero. Aficionado al buceo y la fotografía submarina. Colabora como escritor para guías turísticas de Alemania, Canadá y España.